santiago / la voz

El temporal de lluvia y viento que azotó ayer a toda Galicia afectó de forma más grave a la provincia de A Coruña y muy especialmente a Santiago, que fue junto al de Ribeira el concello con un mayor número de incidencias atendidas por los servicios de emergencia, ambos con 22.

En la ciudad, los Bomberos reforzaron sus turnos porque ya desde la mañana tuvieron que multiplicarse para desplazarse a distintos puntos. Entre los más afectados estuvo San Lourenzo, donde la red de recogida de pluviales se vio desbordada y hubo que levantar las tapas y cortar la carretera por la gran cantidad de agua acumulada. En Poza de Bar, los vecinos alertaron de inundaciones en algunos garajes y bajos comerciales y el agua convirtió en un río a la calle Pelamios. En Salgueiriños de Abaixo, los propietarios de una casa sufrieron la inundación del bajo de la vivienda al recibir todo el agua que caía en cascada desde la zona de Mallou. El local de la Seguridad Social, en Galeras, también necesitó la presencia de los bomberos para evacuar el agua que entró en el interior. Tampoco el aparcamiento de San Clemente se libró de la inundación, y las bolsas de agua dificultaron la circulación en la calle Mestre Mateo y en la avenida de Lugo, donde las arquetas también se llegaron a desbordar.

En Fonte de Santo Antonio fue necesario retirar las tejas que estaban sueltas en un edificio y caían sobre la calzada y en Orfas la claraboya de una casa salió volando y cayó a la calle. En el lugar de Viso, los vecinos volvieron a quedar incomunicados porque la única vía de acceso a la aldea, situada junto a la Cidade da Cultura, se convirtió en una gran cascada.

Por la tarde, los Bomberos tuvieron que desplazarse hasta el polígono de Costa Vella, ya que el acceso desde la SC-20 estaba completamente anegado. Fue necesario achicar el agua acumulada con una bomba.

También hubo numerosas incidencias por caída de ramas, como ocurrió en Padrón, donde el viento derribó un gran árbol sobre el atrio de la iglesia de Iria, aunque no provocó daños en el inmueble. También tiró parte del muro del campo de fútbol de Pazos, aunque este ya tenía una parte caída. El GES también cortó el acceso al núcleo de Codesido, en Rois, tras la crecida del Sar, que también anegó Lamego.

El reguero de garajes y bajos comerciales inundados que sufrió Santiago también se vio en otras localidades, como Brión y Negreira, y en Ames la crecida del Tambre anegó el paseo fluvial y provocó, de nuevo, la entrada de agua en las aulas de la escuela infantil de O Milladoiro. El ANPA del centro reclama una reforma integral de la cubierta para la que asegura que la Xunta le dice no tener fondos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El temporal azotó de lleno a Santiago y su área