La presión de la vivienda turística subió un 14 % el alquiler en el 2019

La Voz SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

XOAN A. SOLER

El incremento de los precios en Santiago, en un contexto de fuerte recorte de la oferta, es el mayor entre las ciudades gallegas

10 ene 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Es la ley de la oferta y la demanda. Con una oferta de viviendas en alquiler claramente insuficiente para atender la elevada demanda que soporta Santiago, los precios suben. Y repuntan muy por encima de su evolución en el resto de las principales ciudades gallegas. Solo durante el 2019 el precio medio del alquiler se encareció en la capital un 14,2 %, prácticamente el doble que en A Coruña (7,4 %) y casi el triple que en Lugo (5,4 %), las siguientes urbes de la comunidad que experimentaron mayores subidas en el 2019, año en el que este segmento del mercado inmobiliario registró incluso caídas en las ciudades del sur: Ourense (-2,6 %) y Vigo (-1,2 %).

Este comportamiento del alquiler en Compostela, que acreditan los datos compilados en el último informe del portal Idealista, se produce en una coyuntura marcada por la proliferación de las viviendas de uso turístico y su impacto sobre los arrendamientos residenciales. La clave está en que en el cambio de orientación de este nicho tradicional de la inversión en la ciudad. Los propietarios han basculado del alquiler pensado para universitarios y funcionarios al dirigido a turistas, una clientela que multiplica sus beneficios. La propia ubicación de la oferta de pisos turísticos, con predominio en las calles del Ensanche antaño copadas mayoritariamente por estudiantes, corrobora este nuevo paradigma. De las consecuencias de este nuevo escenario alertó en octubre pasado la Asociación Galega de Inmobiliarias (Agalín), al asegurar que las 116 viviendas para alquiler residencial que entonces estaban disponibles en la ciudad apenas podrían solventar las necesidades habitacionales de 320 personas.

Así las cosas, la fuerte subida de los precios del alquiler en Santiago enciende una nueva alarma en un ámbito en el que el Concello ha movido ficha al extender a toda la ciudad el veto a nuevos alojamientos turísticos. Según el informe de Idealista arrendar un piso de 100 metros cuadrados en el Ensanche supone un desembolso medio de 750 euros al mes, un 17,1 % más que hace un año.