La huella de la crecida del Tambre se deja ver en A Ponte Maceira

emilio forján NEGREIRA / LA VOZ

SANTIAGO

FORXAN

El Concello deberá reponer dos metros del muro de piedra del principal acceso a los molinos

10 ene 2020 . Actualizado a las 05:05 h.

El Concello de Negreira deberá reponer cerca de dos metros de la barandilla de piedra del principal acceso a los molinos del paraje natural de A Ponte Maceira, derribado por las fuertes crecidas experimentadas por el caudaloso Tambre en diciembre. El alcalde, Manuel Ángel Leis, explica que intentarán recuperar del cauce las piedras caídas, siempre y cuando no fuesen arrastradas por la corriente aguas abajo. Mientras no llega esta actuación, el Concello advierte del peligro con dos vallas a la entrada del camino, una medida que no impide acceder a la zona de los molinos. No muy lejos de allí, en la parroquia amiense de Tapia, quedó abierta al tráfico el miércoles la pista que comunica Troitosende, en A Baña, con Vilouta. Ese trazado había quedado inutilizado a consecuencia de un socavón por los efectos de los temporales.

Por otra parte, el Concello de Negreira acudirá a la Feria Internacional de Turismo (Fitur), que se celebra a finales de este mes en el recinto madrileño de Ifema. Participará en un acto en el que la Asociación Los Pueblos más Bonitos de España presentará el vídeo con los quince nuevos núcleos, entre ellos A Ponte Maceira, que este año se integran en una red en la que ya figuraban Mondoñedo y Castro Caldelas. Así, esa localidad negreiresa, lugar de paso obligado para los miles de peregrinos que cada año recorren el Camiño de Fisterra, pasa a ser la tercera de Galicia y la única de la provincia de A Coruña con esa distinción.