Roba una cazadora, la devuelve al ser denunciado pero le condenan igual porque estaba destrozada

El ladrón tendrá que indemnizar con 585 euros a su víctima, el propietario de una inmobiliaria


santiago / la voz

En ocasiones el arrepentimiento llega tarde, cuando ya sirve de más bien poco y el propósito de enmienda no alcanza para reparar el daño causado. Ese fue el caso de un ladrón que robó la cazadora al propietario de una inmobiliaria de Santiago y que cuando fue denunciado optó por devolverla para intentar eludir una condena que le llegó de igual modo. Entre otras cosas, porque entregó la prenda de ropa en tan mal estado que ya era inservible, por lo que tendrá que indemnizar a su víctima pagándole 585 euros.

Los hechos tuvieron lugar el 6 de junio del 2017. Eran las 21 horas cuando el acusado, con antecedentes penales pero que no fueron computables para aplicarle la agravante de reincidencia, entró en una conocida inmobiliaria compostelana situada en la calle del Hórreo. Una vez allí, aprovechó un descuido del dueño, que trabaja en la agencia, para apoderarse de su cazadora, en la cual llevaba la cartera con su DNI, el permiso de conducir, dos tarjetas bancarias y 300 euros en efectivo. Todos estos bienes fueron tasados pericialmente en los 585 euros en los que el tribunal ha fijado la indemnización que tiene que recibir la víctima.

Denuncia y detención

Como el dueño de la inmobiliaria tenía claro qué era lo que había pasado, denunció los hechos y manifestó a la Policía Nacional su convencimiento de que el ladrón era la persona que había entrado aquella tarde, a última hora, en la agencia.

Al saberse denunciado y tras ser detenido, el 1 de agosto de ese mismo año, el ladrón decidió comparecer voluntariamente en las dependencias policiales y entregar la cazadora que había sustraído. Desde la comisaría llamaron al dueño de la inmobiliaria compostelana y le hicieron entrega en depósito de la prenda de ropa. Sin embargo, estaba en un estado de conservación tan malo que la hacía inservible para su uso.

El caso siguió su curso y cuando finalizó la instrucción se fijó fecha para el juicio en un juzgado de lo Penal de Santiago, cuyo magistrado dictó sentencia condenando al acusado como autor de un delito de hurto a la pena de seis meses de prisión, así como al pago de los mencionados 585 euros en concepto de responsabilidad civil y a las costas del proceso.

Al conocer el fallo, el acusado presentó recurso ante la sección sexta de la Audiencia Provincial, la que tiene su sede en Santiago, que lo rechazó confirmando la sentencia. Alegó el ladrón que no había quedado probado que fuese él el autor del hurto, algo que rechazó por completo el tribunal, que en la sentencia señala: «La autoría imputada se deriva suficientemente de la coincidencia razonable de las imágenes aportadas a la causa del autor de los hechos, cuya procedencia de las cámaras de seguridad de la oficina se ha acreditado testificalmente, con la fisonomía del acusado que se percibe en las fotografías aportadas y, sobre todo, del hecho absolutamente revelador de que el acusado, tras ser detenido, restituyera la cazadora que había sido sustraída, lo que constituye un conjunto probatorio de máximo poder de convicción y frente al cual no existe otra explicación alternativa que pudiera dar sentido a esta tenencia del objeto del delito».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Roba una cazadora, la devuelve al ser denunciado pero le condenan igual porque estaba destrozada