Un grupo musical formado por un padre y dos hijos

El Trío Acivro ofreció ayer su tradicional concierto didáctico en la biblioteca Ánxel Casal


Santiago / La Voz

Los lazos de sangre unen al Trío Acivro, una singular formación integrada por el profesor y flautista de la Real Filharmonía Galega Luis Soto y sus dos hijos, Lucas (violinista de 15 años) y Cecilia (violonchelista de 10). El músico tocó por primera vez junto a su hijo mayor en la biblioteca Ánxel Casal cuando este tenía solo 5 años, edad con la que se les uniría luego la pequeña en sus ya esperados conciertos didácticos de Navidad. Ayer, tuvo lugar el último de ellos en el centro público compostelano y el Trío Acivro no defraudó. Dice Soto que su objetivo siempre fue dar a conocer los instrumentos y combatir esa idea de que la música es solo para superdotados. Por eso padre e hijos no solo tocan sus piezas y se van. Eso sería lo fácil. Ellos construyen un relato, hablado y musicado, en el que explican de forma práctica las características de unos instrumentos que para ellos son como una extensión más de sus brazos. Pero, además, su concierto es una invitación abierta cada año a otros niños para que toquen junto a ellos, en un viaje a través de distintos compositores, canciones navideñas, populares e improvisaciones.

MÁS HISTORIAS DE PATRICIA CALVEIRO

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

Un grupo musical formado por un padre y dos hijos