El convenio único contra la velutina llega a 74 concellos de la provincia

La nueva fórmula concentra el control de la plaga para lograr más «eficiencia»


Santiago / La Voz

Frenar la expansión de la avispa velutina es una tarea prioritaria, ya que este insecto invasor ha incrementado su presencia en Galicia desde el año 2014. La retirada de los nidos de esta especie es la medida principal que promueve la Xunta, a la que suman otras de entidades y concellos con la elaboración de trampas para capturar a las avispas reinas antes de reproducirse.

A partir de ahora, estas mismas tareas estarán coordinadas de forma distinta, pero también voluntaria, ya que la Xunta planteó a los 313 municipios gallegos la adhesión a un convenio, sin coste añadido para las arcas municipales, para aplicar un sistema de coordinación único que resulte más eficaz. La asignación presupuestaria para dotar de medios al programa asciende a 2,3 millones de euros.

«O obxectivo é redobrar esforzos e concentrar os recursos, ofrecendo unha actuación profesional e eficaz que suporá a asunción pola Xunta de Galicia das tarefas de retirada de niños en todo o territorio galego», explicó la Administración autonómica en una carta remitida a todos los concellos hace un mes. En la provincia de A Coruña, de los 93 municipios que la conforman 74 han confirmado su adhesión a este plan. Este número puede aumentar en los próximos días, ya que, aunque el plazo se dio por concluido el pasado 31 de diciembre, la Xunta reconoce que aún están recibiendo la confirmación de algunos municipios que faltaban. Según el último listado, solamente estarían pendientes de sumarse al nuevo modelo Boimorto, A Capela, Carballo, Coristanco, A Coruña, Fene, Fisterra, Lousame, Narón, Pontes de García Rodríguez, Ribeira, Sada, As Somozas y Vilasantar.

Los ayuntamientos que finalmente no se incorporen a este convenio podrán hacerse cargo de forma directa de la retirada de los nidos con sus medios o contratarlos a un tercero. Hasta ahora, la fórmula para frenar el avance de la avispa asiática era cuádruple. Había 124 municipios colaboradores con la Xunta, que asumían la retirada de los nidos con medios propios o cedidos por la Administración autonómica. En otros 106 casos, estos trabajos eran tarea de los Grupos de Emerxencias Supramunicipais (GES). La Consellería de Medio Ambiente trabajaba en los 22 ayuntamientos de Red Natura y en otros 61 municipios las competencias las asumía la Medio Rural.

La entrada en vigor de este convenio implicará, por ejemplo, que los GES no tengan que ocuparse de los trabajos de retirada de los nidos, sino que se encargará la Xunta, posiblemente a través de empresas contratadas para ello. En cualquier caso, el Gobierno gallego convocará en breve a los concellos para debatir sobre el modelo de este convenio, que cuenta con el aval de la Fegamp.

Pese a las diferentes fórmulas para frenar el avance de la especie invasora, el sistema de aviso ante la detección de un nido es único y muy sencillo: una llamada telefónica al 012 y se activa el protocolo.

«Somos dos máis prexudicados pero non se contou con nós»

Jesús Asorey, presidente de la Asociación Galega de Apicultura (AGA), asegura que la avispa velutina es la peor plaga a la que se enfrenta el sector y teme que el nuevo convenio entre la Xunta y los concellos no resulte todo lo eficaz que debería para combatir a la especie invasora. «Se nun sitio fas as cousas polo libro e no do lado non fas nada, o resultado non é bo», argumenta Asorey, que también critica que la única información que tiene AGA sobre el convenio son los 2,3 millones de euros que están presupuestados. Con este dinero, el presidente de AGA, afirma que las soluciones que auspicia la apicultura serían más eficaces.

«Somos dos sectores máis prexudicados, pero para o convenio non se contou con nós», lamenta. A su juicio, el programa autonómico que se anuncia debería de ser obligatorio para todos los ayuntamientos, aunque también considera que el problema debería afrontarse desde más frentes que combatir la proliferación de nidos de esta especie. Sugiere, por ejemplo, utilizar métodos para atraer a las avispas reinas, con productos como la levadura de pan que resultan muy eficaces. Proteger las colmenas ocupa buena parte del trabajo de la asociación, que ve en las arpas eléctricas una buena alternativa, ya que la fina separación entre los hilos electrificados permite que pasen las abejas pero atrapa a las avispas velutinas.

«Los nidos más grandes causan alarma, pero no son peligrosos»

Si las avispas velutinas fuesen capaces de percibir quién es su peor enemigo entre los humanos, tendrían claro que se trata de Lolo Andrade, miembro de Protección Civil de Cambre, uno de los concellos que se ha adherido al convenio de colaboración con la Xunta para luchar contra la especie invasora.

La tarde del viernes, Andrade reconocía que en las últimas horas había eliminado siete nidos de grandes dimensiones, pero solamente dos de ellos tenían vida en su interior. «Cuando caen las hojas de los árboles la gente que ve los nidos se asusta mucho, porque los más grandes causan alarma, pero no son peligrosos», resalta. Quitarlos en la fase más tardía apenas contribuye a la erradicación de esta especie invasora, ya que la avispa asiática crea cada año un nido nuevo, pero la tranquilidad que genera en la población vale con creces el esfuerzo, reconoce el conocido exterminador, que destaca la ventaja de generar tranquilidad, reduciéndose también las llamadas de alerta.

A la espera de que la Xunta y los concellos pongan en marcha el nuevo modelo de trabajo contra la velutina, Lolo Andrade recuerda que si el tiempo se comporta como acostumbra , las avispas reinas comenzarán a trabajar en la segunda quincena de febrero, por lo que en marzo habrá que trabajar a pleno rendimiento, con convenio o sin él.

En el 2019 se retiraron 22.023 colonias, 26.000 el año pasado y 24.000 en el 2017

La Xunta considera que la expansión de esta especie invasora está semiestabilzada, ya que el número de nidos retirados no sufre grandes variaciones, pero también pone de manifiesto que queda mucho trabajo por hacer. Por eso, nace este proyecto que busca más coordinación.

La especie invasora llegó a Europa en un cargamento de China desembarcado en Burdeos. En el año 2010 entró en Euskadi y dos años más tarde apareció en Viana do Castelo (Portugal). Su siguiente parada ya fue Galicia y desde entonces no ha parado de expandirse.

Los datos más alarmantes llegaron en el 2017, año en el que ya se desactivaron 23.791 nidos de avispa asiática. El informe del 2018 arrojó un resultado superior, con más de 26.000 colonias eliminadas y en el recién terminado 2019 los datos oficiales bajan hasta los 22.023 nidos erradicados. La mayor parte de ellos estaban en la provincia de A Coruña, con 10.836 retiradas, frente a las 5.762 en la provincia de Pontevedra, las 3.278 de Lugo y las 2.147 de Ourense. En cualquier caso, las cifras que maneja la Xunta hasta ahora son las que les remiten los ayuntamientos y las distintas entidades que trabajan en la exterminación de la especie invasora, por lo que puede haber variaciones.

En este listado no están incluidas las avispas reinas capturadas mediante trampas. Un ejemplo de esto se da en Vedra, impulsor desde hace años de la campaña Una camelia una trampa, con la que invita al vecindario a que coloque un cebo en cada ejemplar de camelia, ya que al tratarse de una planta asiática su flor es una muy buena forma de atraer a las velutinas reinas (18.000 solo en la campaña del 2018).

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

El convenio único contra la velutina llega a 74 concellos de la provincia