El mejor vendedor de la ONCE supo aprovechar la segunda oportunidad

José Botana, que vende en As Cancelas, recibió el homenaje de sus compañeros


Un accidente laboral en la carpintería de aluminio de Teo donde trabajaba le dejó incapacitado para volver a su empleo de toda su vida. Lejos de tirar la toalla, José Botana Fuentes siguió el consejo de un amigo, que le sugirió ir a buscar ayuda a la ONCE. «Me dijeron que podían buscarme algo, hice los cursos y empecé a trabajar. Empecé en el 2010, y estuve en Noia, Boiro, Padrón, por el polígono do Tambre y, al final, fijo en As Cancelas», comenta José Botana. Desde el primer día decidió que «tenía que aprovechar la segunda oportunidad que me daba la vida. En la carpintería también hacía mucho trabajo de atención al cliente. En las empresas pequeñas se hace de todo, y me vino bien». Ayer, fue el homenajeado central en la comida de confraternidad que la organización celebró en el restaurante Chicolino, en Boiro, y fue premiado por ser el vendedor del año de Galicia. Desde el 2010, José dio varios premios. Recuerda especialmente los cinco cupones de un mismo número que supusieron 175.000 euros. «Fueron personas diferentes, algunos clientes habituales. Entre los premiados había uno que estaba pasando por un momento muy complicado. Fue un gran día para mi», confiesa. «Me gusta mucho mi trabajo. Se habla con mucha gente, y hasta hago un servicio. Hay gente que pasa y me pide que le guarde la bolsa, que va un momento a un recado. Otros que están solos y se paran a charlar. Es un trabajo agradecido», destaca. En sus nueve años de vendedor, Botana tiene anécdotas para «dar y tomar». Aunque la mayoría deja en sus manos la elección del cupón, entre sus clientes tiene uno que juega «el número del nacimiento de su padre, que coincide exactamente con el de su hijo», y otros que piden terminaciones concretas todo el año. «Alguna vez me equivoco y les doy otra terminación. Entonces la compran, pero cogen también la que venían buscando. No vaya a ser que la suerte les pase de lejos». Pero Botana deja bien claro que no lo hace a propósito: «Sería una mala táctica de venta». José cree que en los primeros años de la crisis «la gente jugaba más, porque estaba desesperada», pero ahora «se juega menos». En el acto de ayer también fueron homenajeados los vendedores Rafael Vázquez Vázquez y José Domingo García Dosil, por sus 25 años en la empresa; y Alejandro Guerra Penas, María del Sol Martínez Lagares y María Jesús Castro Suárez por cumplir 35 años de antigüedad en la entidad. A la fiesta de homenaje, a la que asistieron numerosos trabajadores de la empresa y sus familias, también acudió José Antonio Riveiro Canosa, director de la ONCE en Santiago.

Una pica en la COP25

Ni jefes de estado, ni ministros, ni siquiera delegados y ecologistas. Nadie ha vivido con más intensidad la cumbre del clima en Madrid que el profesor compostelano Francisco Peña Castiñeira, quien durante todas las jornadas, una tras otra, durante doce horas diarias, ha conocido las posiciones expuestas por los 196 países participantes, asistió al plenario y mantuvo contactos de forma individual de máximo nivel. Peña Castiñeira vuelve de la COP25 con la presagiada certeza de que en «el ámbito político no existe el mismo consenso que en la sociedad civil, cada vez más concienciada con la necesidad de tomar medidas para mitigar y adaptarnos al cambio climático». Pero vuelve también con la satisfacción de haber realizado aportaciones a la cumbre, incluso en foros en los que participaron altos representantes políticos, y de haber intercambiado impresiones con personajes como Al Gore, José Luis Rodríguez Zapatero, Teresa Ribera, Isabel Celaá, Frans Timmermans, Cristina Gallach, Nadia Calviño, Pedro Duque, Leire Pajín, Begoña Villacís y un largo etcétera, que también tuvieron la oportunidad de saber un poco más de cambio climático porque el profesor compostelano les entregó su libro «Medio ambiente y salud en la era del desarrollo sostenible».

Jubilados en Matemáticas

La Facultade de Matemáticas, cuya decana es Elena Vázquez Cendón, tributó ayer un homenaje a sus dos profesores jubilados este año: Regina Castro Bolaño, profesora titular de Geometría y Topología, y Luis Hervella Torrón, catedrático de la misma especialidad. Ambos agradecieron las respectivas laudatios y expresaron su felicidad y gozo por haber pertenecido al centro. Al acto, que concluyó con un aperitivo en la sala de juntas, asistieron profesores de los diferentes departamentos de la facultad.

MÁS HISTORIAS DE SONIA PORTELA

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El mejor vendedor de la ONCE supo aprovechar la segunda oportunidad