Roberto Leal: «Llevo casi treinta años en Santiago y creo que es mi lugar en el mundo»

Susana Luaña Louzao
susana luaña SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

XOAN A. SOLER

Inició en el teatro a la exdirectora del CDG, Fefa Noia, y al actor Javier Gutiérrez

02 dic 2019 . Actualizado a las 12:40 h.

Nombre. Roberto Leal (Buenos Aires, 1956).

Profesión. Actor, director y profesor de teatro.

Rincón elegido. El bar Suso, en la Rúa do Vilar, «por el trato de toda la vida, porque es un lugar entrañable».

El teatro lo redimió de «una adolescencia de mierda». No solo eso; el teatro es su vida. Él va más allá: «El teatro es la vida. Es tan mortal como la vida, es el ahora», reflexiona con 62 años este niño grande que encontró, hace ya casi tres décadas, su escenario en el mundo: Compostela.

La precuela de la historia de Roberto Leal Jiménez se rodó mucho antes de que él llegase al mundo en el año 1956 en Buenos Aires. Empezó con un éxodo; el de Juan, su padre, un ferrolano perseguido en la Guerra Civil que huyó en barco a Francia, donde conoció a Dolores, su madre andaluza. Tras nacer su hermano mayor, la familia emigró a Argentina, y allí creció Roberto construyendo escenografías con el Lego y estrenándose en la escena con 15 años. Estudió artes escénicas y compatibilizó sus pinitos con trabajos en una imprenta o en una tienda de regalos. Y así hasta 1984. «Ese año vino un primo mío de Suiza a pasar la Navidad, y me dijo que si quería hacer teatro, él me pagaba el billete a Europa. No me lo pensé nada, los argentinos morimos por Europa, hay algo en nuestro ADN».