La menor afluencia de visitas a Boisaca evitó el colapso viario

Un dispositivo especial controló el acceso al nuevo aparcamiento


santiago / la voz

Los compostelanos escalonaron sus visitas al cementerio de Boisaca a lo largo de toda la semana y ayer, día de Todos los Santos, el camposanto registró afluencia menor que en otros años. Al menos, durante la mañana. Esta circunstancia ayudó a que no se produjeran las habituales colas a lo largo de la avenida Cruceiro da Coruña para entrar hacia la rúa Boisaca, y que tampoco hubiera problemas en el acceso por la rúa das Mulas. Ni siquiera hubo lleno en el aparcamiento del bazar próximo y en el arcén de la carretera.

La eliminación del aparcamiento de la parte trasera del camposanto y el acondicionamiento de uno provisional en una finca entre el tanatorio y cementerio obligó a introducir cambios en las direcciones de circulación del entorno de Boisaca para evitar un colapso de tráfico. Así, un cartel advertía que la pista paralela al muro, y que une las dos puertas de acceso al camposanto, solo mantenía la doble dirección hasta el aparcamiento provisional desde la rúa das Mulas. Los coches podían salir desde la rúa Boisaca hacia la das Mulas, pero no al revés. Con esta medida se evitó un embotellamiento en la zona y se facilitó la salida a los coches que entraron en el camposanto por la rúa Boisaca.

Durante la mañana, que suele ser el momento de mayor acceso de la jornada, el aparcamiento provisional no estuvo lleno en ningún momento, para sorpresa de los agentes de la Policía Local que vigilaron que se cumpliera el dispositivo especial.

En cambio, en el aparcamiento del tanatorio había problemas para estacionar, y el lleno no respondía a los velatorios que se celebraron ayer por la mañana. Asimismo, las calles del polígono más próximas al cementerio sirvieron igualmente de refugio para los compostelanos, que prefirieron caminar unos metros cargados de centros florales antes que arriesgarse a no tener un espacio para sus vehículos más cerca. Incluso, en las pocas plazas de aparcamiento de la entrada principal del cementerio resultó sencillo dejar el coche aparcado, algo que no ocurre desde hace años, y ello pese a que el dispositivo especial eliminó varias plazas. El mal tiempo también pudo contribuir a que muchos ciudadanos no subieran hasta el camposanto.

Autobuses llenos

La recomendación de las autoridades locales para utilizar el transporte público en sustitución del vehículo particular también fue atendida, y durante toda la mañana los autobuses llegaban llenos a Boisaca y bajaban completos del cementerio.

Esta situación se repitió también durante el jueves, cuando algunos usuarios de los autobuses se quejaron de que los conductores no dejaban subir a los pasajeros en la parada de Salgueiriños, al ir completos por las personas que viajaban desde Boisaca. La coincidencia con el mercadillo de los jueves hizo que los buses de la línea de Boisaca registraran un considerable incremento de pasajeros durante toda la jornada del jueves.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La menor afluencia de visitas a Boisaca evitó el colapso viario