Llega a Compostela la primera «escape room» gallega con sala de realidad virtual

Tres exalumnos de la USC están detrás de Secret Code, una nueva alternativa de ocio inmersivo


Santiago ya cuenta con su quinta escape room, una alternativa de ocio que se asentó en la ciudad en el 2016 y tiene cada vez mayor demanda. La última en abrir sus puertas ha sido Secret Code, que además es pionera en Galicia con una sala de realidad virtual. Así lo cuentan los responsables del establecimiento ubicado en las galerías Zafiro, en el Ensanche. «Es algo que no está muy extendido aquí. Solo en dos o tres ciudades españolas puedes encontrarlo», cuenta Óscar Panadero, quien residió durante varios años en Canadá, donde ya existía este modelo de negocio. Dedicado a la gestión de empresas y con experiencia en varias multinacionales, conoció a sus socios (lucenses, como él) en las aulas de la USC. Eran compañeros en la carrera de Administración y Dirección de Empresas. «Por casualidades de la vida nos reencontramos en Santiago. Empezamos a jugar hace un par de años aquí y nos planteamos un proyecto como este. Nos llevó más de un año poder lanzarlo», indica Panadero, respaldado en esta aventura por Eduardo Pernas y un tercer socio capitalista. Como en cualquier cuarto de escape, los jugadores deben resolver un reto en un tiempo limitado. «Tenemos dos aventuras de escape room virtual, para 2 o 4 jugadores a partir de los 12 años: The lost piramide, en la que hay que encontrar un artefacto en la gigantesca pirámide de Nebka y salir de ella; y Beyond Medusa’s Gate, un viaje épico en una cueva del Egeo en busca de un barco perdido», explican. Van de la mano de Ubisoft, uno de los mayores proveedores de videojuegos del mundo. «Es el creador de la saga Assassin’s Creed, el Nike de los videojuegos, por entendernos», apunta Óscar. «Tenemos gafas de realidad virtual y es muy inmersivo... Subes, escalas, disparas, saltas y corres como en la vida real. La gente que lo prueba alucina, porque no se espera algo así», añade. Secret Code dispone también de una sala en vivo de creación propia, Tras el último dragón, para grupos de entre 2 y 6 personas, a partir de los 9 años (acompañados de monitores con experiencia). «A veces pueden sorprenderte y resuelven más que los padres, porque ven con otros ojos las cosas», dice. ¿La acogida? «Ha sido buenísima. Acabamos de abrir las puertas y la gente nos está contactando incluso de fuera de Santiago, tanto turistas que van a venir y buscan planes de ocio aquí como gente que está muy metida en esto y viaja a Galicia para pasar dos o tres días recorriendo los escape room. Hay también un turismo de escape room. Y a los jugadores más experimentados, los más exigentes, les está gustando la idea y la decoración, porque está muy mimada. Estamos encantados», aseguran. No se asusten los novatos, que hay dos niveles de dificultad.

Matías sigue avanzando

Están siendo unos días de trabajo duro para Matías Rey, el pequeño compostelano de 12 años al que le diagnosticaron con solo 18 meses una parálisis cerebral. Pasa este mes, por séptimo año, en Guadalajara, en donde recibe una terapia intensiva en las instalaciones de la Fundación Nipace, dirigida por Ramón Rebollo. Y se lo puede permitir en gran parte gracias a la solidaridad ciudadana, como destaca su madre, Milagros Mourelle, emocionada con los avances que hace Matías en la fundación que ayuda a jóvenes con parálisis cerebral y trastornos neuromotores. 

Mujeres líderes

María Caeiro Rey pasó de formar parte de una empresa concesionaria de Santiago a ser consejera delegada y vicepresidenta del Grupo Caeiro. Con más de 30 años con cargos de dirección en automoción y pionera en el sector en España, es ahora candidata a entrar en el Top 100 de Mujeres Líderes.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Llega a Compostela la primera «escape room» gallega con sala de realidad virtual