Pacientes renales de España insisten en viajar en avión sin incidentes como el de Lavacolla

Un encuentro estatal apoyó en Madrid al colectivo afectado


santiago / la voz

El encuentro estatal de personas con enfermedad renal crónica organizado por Alcer España, en Madrid, acordó insistir ante las instituciones políticas y Administraciones para que no se repitan casos como el de la joven noiesa Silvia Pérez, que el 29 de agosto tuvo problemas para viajar en avión y transportar una cicladora. Esta tecnología es necesaria para su tratamiento.

«Queremos que non se esqueza ese caso, que non é o único, pois houbo máis. Hai un grupo de persoas que precisan a cicladora para os tratamentos de diálise e esperamos que se tomen decisións de cumprimento obrigatorio para todas as compañías aéreas», dice Rafael Rodríguez, presidente de Alcer Galicia. «Confiamos que o Parlamento estatal aprobe normativa sobre isto; se non pediremos amparo do Defensor del Pueblo ou iremos onde sexa preciso», agrega.

La joven noiesa se dirigía a Canarias. Viajó en un vuelo posterior, el mismo día. El regreso resultó ya sin dificultades.

El problema de la cicladora es que no puede transportarse en la bodega del avión, por riesgo de que se extravíe o experimente algún deterioro, que impida que funcione bien. Por eso reclaman llevarla consigo, para evitar contratiempos. Es más voluminosa que un equipaje de mano y ahí surge el conflicto con algunas compañías. Por eso reclaman una normativa más clara y contundente que la existente, y que obligue a las compañías aéreas, reitera Rafael Rodríguez.

El sábado 21 de septiembre se celebró en Santiago un encuentro de personas con enfermedad renal convocado por Alcer Galicia, que también abordó este tema. El presidente de Alcer España, Daniel Gallego, manifestó que hay sobre 1.500 personas en España que precisan una cicladora y que conforman el colectivo al que apoyan, por entender que les asiste el derecho a poder viajar.

En Madrid intervino el ourensano Ramón Rodríguez, quien se enfrentó a un problema semejante al de Silvia en el 2017: «Desde entón non viaxei máis en avión, por medo a que me acontecesen outra vez problemas», dice. Entonces se molestó en ir a Madrid, para desplazarse desde allí a Roma. Aunque había vuelos desde Galicia, fue a Madrid en tren, pues estaba convencido de que en la capital de España habría sensibilidad con su problema. No fue así: una azafata le quería impedir subir con la cicladora a bordo. Lo consiguió tras una sonada protesta, gracias a la intervención del piloto, que ordenó que el aparato se transportase en el armario que utilizan para el equipaje de la tripulación.

Ramón indica que la mayoría de las personas que utilizan una cicladora actualmente no viajan, aunque lo deseen, por miedo a problemas para su transporte. En la próxima Pascua prevé ir en avión a París, esta vez desde Galicia, y espera no tener problemas, manifestaba ayer Ramón. «Moito me chamou a atención ver no aeroporto de Madrid moitas mensaxes sobre os dereitos das persoas xordas, cegas, con problemas de mobilidade, e outras. A nosa situación é semellante, pois a cicladora é imprescindible», reitera este ourensano.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Pacientes renales de España insisten en viajar en avión sin incidentes como el de Lavacolla