El uso turístico copa la mitad de los pisos disponibles hasta ahora para el alquiler

Las consecuencias están ya ahí: una importante merma de la oferta tradicional para el alquiler y el incremento de precios


santiago / la voz

Al menos la mitad de los pisos que hasta ahora estaban disponibles para el alquiler en Santiago se han pasado al alquiler turístico. Es el dato que ayer aportó al alcalde la Asociación Galega de Inmobiliarias (Agalin) en un desayuno de trabajo organizado por dicho colectivo y en el que también participó la concejala de Urbanismo, Mercedes Rosón. Y las consecuencias están ya ahí: una importante merma de la oferta tradicional para el alquiler y el incremento de precios. Los estudiantes lo están notando especialmente, hasta el punto de buscar salida ya fuera de la ciudad.

Ese es el panorama que el sector del alquiler expuso ayer a Xosé Sánchez Bugallo, al que demandan que ejerza el control sobre los pisos turísticos que prometió en campaña, porque los efectos del vuelco a la actividad turística de buena parte de la oferta tradicional se está convirtiendo en un problema social, apuntan desde Agalin. La asociación asume que la modalidad de alquiler vacacional ha llegado para quedarse, pero también apunta que requiere una regulación y un control que no advierten, cuando deberían competir en las mismas condiciones que otros alojamientos vacacionales.

El alcalde coincide con ese diagnóstico y adelantó que el Concello trabaja en una normativa expresa para los pisos turísticos, con el objetivo de tener un borrador antes de fin de año. También explicó al sector que Raxoi carece de medios para afrontar ahora mismo esa inspección, según Agalin, pero espera poder contratar una asistencia técnica externa para ello en el primer semestre del 2020.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El uso turístico copa la mitad de los pisos disponibles hasta ahora para el alquiler