El paro del personal por el conflicto de la cantina agrava un mes difícil en el aeropuerto

El impacto de los tres días de huelga que arrancan el viernes se sumará al de las convocadas por la aerolínea Ryanair


santiago / la voz

El aeropuerto de Santiago se dispone a vivir tres semanas complicadas en la que coincidirán dos huelgas con varias jornadas de paros que pueden afectar a los usuarios de la terminal. A la huelga convocada el mes pasado por el personal de cabina de Ryanair se sumará a partir de este viernes la organizada por los empleados de las empresas que trabajan en Lavacolla para protestar por la decisión de Aena de licitar por separado los servicios de cantina y restauración, una medida que entienden que los privará del acceso a cafés y menús a precios asequibles y abocará a los trabajadores abonar los mismos precios que cualquier viajero.

La del viernes será la primera de las tres jornadas de paro convocadas por el comité de huelga en señal de protesta, que tendrán continuidad los próximos días 20 y 27. Los trabajadores esgrimen que esa licitación por separado de los dos servicios supondrá el fin de la cantina, porque es lo que ya sucedió en los aeropuertos de Tenerife Sur y de Sevilla, donde Aena procedió del mismo modo. De hecho, el comité de huelga advirtió el lunes que, según deduce de una respuesta del Gobierno a una pregunta parlamentaria, el gestor aeroportuario no tiene intención de licitar el servicio de cantina en el nuevo concurso porque habría mantenido contactos con diversas empresas de restauración y cátering en los que ninguna se mostró interesada en su gestión.

Denuncias laborales

En todo caso, a este conflicto que ha llevado al personal que trabaja en el aeropuerto de Santiago a encadenar diversas movilizaciones desde marzo pasado añaden ahora denuncias laborales relacionadas con una proliferación de la temporalidad en el sector aéreo, el «constante aumento da carga de traballo», la «supresión encuberta» del servicio de enfermería en Lavacolla o incluso el coste del aparcamiento obligatorio, que aseguran que supone un desembolso de entre 20 y 30 euros al mes por trabajador.

La incidencia de estos paros, que se desarrollarán entre las 4.30 y las 10.30 horas, en el funcionamiento de la terminal está por ver. Lo que sí es seguro es que el impacto que está teniendo la huelga en Ryanair en decenas de vuelos programados con origen y destino en Santiago. Hasta ahora esa convocatoria ha consumido sus cuatro primeras jornadas (las correspondientes a los días 1, 2, 6 y 8), pero todavía faltan seis más (los días 13, 15, 20, 22, 27 y 29). En las jornadas del 13, 20 y 27 coincidirán los dos paros.

Más allá de esas convocatorias, los usuarios del aeropuerto también están padeciendo contratiempos como consecuencia de las protestas en otras terminales. Así sucedió, entre otras, con la convocada por el personal de tierra del aeropuerto de El Prat, que el pasado 30 de agosto obligó a cancelar las conexiones de la tarde de Vueling entre Barcelona y Santiago.

Los trabajadores vuelven a recabar apoyos en el Concello

Los empleados de las empresas que operan en Lavacolla mantuvieron ayer encuentros en el Concello de Santiago en los que volvieron a recabar apoyos en su protesta por unas decisiones de Aena que entienden que ponen en peligro el servicio de cantina. Para tratar de desbrozar un cauce de diálogo con la empresa pública, el comité de huelga del aeropuerto apeló a la mediación del alcalde. Al término de su reunión con los trabajadores Xosé Sánchez Bugallo subrayó su disposición a hablar con la dirección de Lavacolla y, llegado el caso, con Aena. El regidor expresó su confianza en que haya margen de maniobra, después de que el gestor haya convocado el concurso en el que queda excluido el «servizo dos traballadores». «Os prezos das cafeterías do aeroporto, para unha persoa que traballa todos os días alí, e para repercutilo no seu soldo, é claramente excesivo. Calculo que está un 50 % por enriba dos prezos da rúa», indicó Bugallo, que mostró su deseo de que «lle dean unha solución».

Los representantes del comité también se entrevistaron con la portavoz del BNG, Goretti Sanmartín, que les trasladó el apoyo a sus reivindicaciones ante «os recortes de dereitos laborais».

Frente a esas denuncias, Aena aduce que en el nuevo concurso de restauración «se recoge la exigencia de facilitar en uno de los puntos de venta un menú a precio reducido (6,80 euros) para los trabajadores de Aena y Enaire, así como una serie de productos (bebidas, bocadillos y bollería) a precios especiales». Aseguran que el pliego contempla una «puntuación adicional» para las empresas que ofrezcan descuentos «al resto de trabajadores con tarjeta aeroportuaria».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El paro del personal por el conflicto de la cantina agrava un mes difícil en el aeropuerto