El aluvión de turistas inquieta a la Praza

Desde la cooperativa del mercado de abastos pretenden regular las visitas de grupos al recinto para evitar una posible saturación que dificulte su normal funcionamiento

s. l.
santiago / la voz

La Praza de Abastos es uno de los lugares más visitados de Santiago. En un mismo espacio se encuentran personas intentando hacer la compra y turistas curiosos sacando fotos a todo lo que ven. Esto está provocando picos de saturación en el mercado, especialmente en verano, que dificultan su actividad. Marta Rey, gerente de la plaza, asegura que el problema no está en los turistas: «Son as visitas de 50 personas invadindo unha nave».

Por ese motivo, desde la cooperativa de la plaza se baraja la posibilidad de regular las visitas de grupos. No buscan prohibir el acceso, sino regular tiempos y fijar normas para evitar la saturación de las naves. La gerente califica estos tours como «visitas crucero». Sostiene que a los turistas «non lles explican absolutamente nada, non lles deixan ver a praza nin a cidade». A pesar de que desde el Concello indican que es el propio mercado quien tiene que regular las visitas, su cooperativa no está de acuerdo. Por eso, se reunirán con el alcalde para buscar una solución. Rey admite que será un proceso administrativo «longo» y que no estará listo para este año. Según que tipo de normas se establecerán en el mercado, no quiere adelantar nada hasta hablarlo con alcaldía.

La estampa más habitual en la Praza, especialmente en verano, es la de gente con cámaras de fotos y mapa en mano recorriendo el mercado como otro sitio turístico más. Muchos prueban, pero no suelen comprar. Los locales que más se benefician de los visitantes son los de restauración, la vinoteca, los puestos de fruta ya preparada y los de dulces. Además, los visitantes aprovechan el servicio de envasado al vacío para comprar embutido que se pueden llevar de regreso a casa.

La popularidad de la Praza de Abastos hace que sea una parada obligatoria en todos las visitas turísticas que se hacen por la zona vieja de la ciudad. Los guías que pasan por allí se detienen en los alrededores del mercado para dar una explicación de qué pueden encontrar allí, indicando su horario de apertura e invitando a la gente a volver para probar la comida. Desde una de las empresas que realiza estas actividades, Walking and Eating Galicia, aseguran que ellos nunca entran con los grupos al recinto. Margarita López Naya, una de las encargadas, aclara que ellos dan una explicación del mercado sin entrar. «Facemos un recorrido da zona vella en dúas horas, xa non nos dá tempo a entrar» aclara. Además, asegura que los turistas sí compran. «Moitas veces, as persoas que levamos alí volven despois para comer ou mercar productos», declara.

Asimismo, sostiene que tienen gente que pregunta específicamente por la visita a la plaza. Incluso tienen peticiones de visitas privadas a Abastos. Ahí si recorren el lugar, pero Naya aclara que en esos tours suman pocas personas. «No noso caso non se vai alí apropósito para que estén estorbando», expresa. También asegura que, cuando hacen una visita privada a la Praza, los turistas siempre compran, mayormente productos no perecederos. Sobre la posible regulación de las visitas, Naya no considera que vaya a afectar a su negocio.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Tags
Comentarios

El aluvión de turistas inquieta a la Praza