«Se echan de menos los cafés coloquio que se hacían en el colegio mayor Fonseca»


A lo largo de 35 años por la cafetería y el comedor del colegio Fonseca han pasado miles de estudiantes, profesores e investigadores. Ahora, con las buenas conexiones con otras ciudades, la crisis y el hecho de que los residentes tengan cocinas, los menos habituales son los universitarios. Pero antes la vida colegial era intensa, «se echan de menos los cafés coloquio que se hacían aquí, traían a eminencias», explica Juan. No es raro que décadas después algunos de esos universitarios que pasaron años en el entorno colegial vuelvan, «preguntan si queda alguien de la época y les gusta darse una vuelta», apunta este hostelero.

Faltan profesionales

Sobre el mundo de la hostelería, dice Juan que ahora es complicado encontrar profesionales, «la gente mira mucho los horarios». Antes había más estabilidad en la profesión. Recuerda además el papel que tenían antes los camareros, «a veces el cliente se acercaba y te contaba su vida, éramos un soporte psicológico y casi acababas implicado en la vida privada del cliente». Esta relación cercana influía en las propinas. «Un camarero del restaurante Vilas podía cobrar más del doble de su salario en propinas», cuenta.

Elige como rincón la plaza de los colegios mayores, en el campus Vida, en concreto Fonseca, casi su casa en los últimos años. Pero Juan ya era próximo a esta zona de niño. De niño bajaba desde Os Concheiros para contemplar los rosales que rodeaban el colegio universitario, a ver cómo jugaba el Compostela de hockey hierba, o a jugar al fútbol con otros niños. No podía imaginar que unos años después este sería su destino diario.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Se echan de menos los cafés coloquio que se hacían en el colegio mayor Fonseca»