El emigrante retornado que organizó y peleó por el colectivo

Manuel Domínguez Rial será despedido esta tarde con un homenaje en Boisaca


santiago / la voz

Manuel Domínguez Rial (Cambados, 1946) falleció ayer en Santiago, ciudad donde residía desde mediados de la década de los 90 y en la que desarrolló una intensa actividad. Esta tarde será despedido con un homenaje a las 19.00 horas en el cementerio de Boisaca.

Mecánico, profesión de la que se había jubilado, pasó 30 años fuera de Galicia, 7 en Bilbao y 23 en Ginebra (Suiza). Llegó con su familia al país centroeuropeo sin papeles y contó con la ayuda de un policía retirado de allí para poder instalarse y salir adelante, él con su profesión y su mujer como cocinera. La suya fue «unha emigración forzosa», como recordaba en La Voz de Galicia en diciembre del 2017. Regresó con su esposa y dos hijos de 14 y 19 años, y se significó especialmente desde la asociación Marusía por sus reivindicaciones de los derechos del colectivo de emigrantes retornados gallegos, que él organizó, para defender sus pensiones ante la Agencia Tributaria.

Manuel Domínguez hablaba con pasión de Galicia y de sus potencialidades. Decía no encontrar motivos para que esta tierra no fuese tanto o más potente que un cantón suizo. «A riqueza que temos nas rías non a vin en ningures», afirmaba.

En Suiza también se implicó en el nacionalismo gallego y fue representante de la AN-PG. En Compostela participó activamente en el BNG, e integró su candidatura de Santiago de las elecciones municipales del 2015, como número 12; y participó en la reciente campaña del 26M, a pesar de su enfermedad. También era colaborador de la Mesa pola Normalización Lingüística, de Vía galega y de la asociación cultural O Galo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El emigrante retornado que organizó y peleó por el colectivo