Santiago cuadriplicó su población extranjera en los últimos 20 años

Portugueses, italianos y brasileños son las comunidades mayoritarias del municipio


Santiago / la voz

Compostela es sinónimo de ciudad cosmopolita. Como destino jacobeo, es el mar en el que desembocan cada año ríos de personas de distintas nacionalidades a través del Camino de Santiago. Este goteo continuo desde el extranjero ha marcado la esencia de la capital gallega. Pero, al margen de este fenómeno en alza, cada vez son más las personas de fuera que acaban estableciéndose en el municipio, donde el contagio multicultural es cada vez más patente en la calle. Tanto es así, que el número de personas que han cruzado fronteras para afincarse en Compostela se cuadruplicó en los últimos 20 años y a comienzos del 2019 ya eran más de 4.000, según los datos del Instituto Galego de Estatística (IGE).

La mayor comunidad extranjera en el concello santiagués es la portuguesa, seguida de la italiana y de la brasileña. Uno de cada tres inmigrantes, de hecho, proceden de estos países. Despunta también la ciudadanía llegada de China, en cuarto lugar del ránking local y por encima de Venezuela, con la que tradicionalmente Galicia ha compartido un importante flujo migratorio.

El panorama en el año 2000 era considerablemente distinto. No se había superado, siquiera, la barrera del millar de extranjeros. Suponían un 0,9 % de la población compostelana, cuando hoy el porcentaje se eleva a algo más del 4 %. Todavía está lejos de tener un peso decisivo, sin embargo la cifra avanza poco a poco, pero a un paso firme y constante.

No solo ha habido un cambio sustancial en cuanto al número de inmigrantes que acaban empadronándose en Santiago, también en el lugar de procedencia de estos. Si bien es cierto que, al igual que a principios de siglo, desde el continente europeo y americano llegan la mayor parte de los extranjeros que acaban afincándose en la ciudad, la población asiática se ha disparado en estas dos últimas décadas.

Los datos están ahí para verlos. En el año 2000 había algo menos de 80 asiáticos en Compostela y la cifra se ha multiplicado por cinco. Son 332 ciudadanos, la mayoría de ellos chinos, los que han contribuido a incrementar el padrón municipal en estos últimos 20 años. El desembarco mandarín supera al de los vecinos lusos (hay 286 más que a comienzos de siglo, cuando eran un centenar y medio) y del continente africano (aumentaron en 215, hasta sumar los 296).

En el resto de concellos

¿Y qué pasa en los concellos del entorno de Santiago? En Arzúa hay 209 extranjeros empadronados, 82 de ellos llegaron de Rumanía. En Boimorto son 40, la mitad de Marruecos; al igual que sucede en A Baña, donde residen 21 inmigrantes según el padrón oficial. En Negreira hay 226 y destaca sobre el resto la comunidad marroquí (40) y brasileña (38). En Ordes, de 453 foráneos 118 proceden también de Marruecos. Oroso cuenta con 302, siendo la comunidad rumana la mayoritaria (89). Ames tiene 1.442 extranjeros y se imponen los venezolanos (226), seguidos de cerca por brasileños (200) y portugueses (172). En Boqueixón 62, y prácticamente la mitad son de los países lusófonos. En Brión 154, con italianos a la cabeza (25). En Teo 263, destacando los venezolanos (39). En Padrón 111, con mayoría rumana (30). En Melide 237, despuntando igualmente rumanos (82) y marroquíes (57). Y en Santa Comba 175, de los cuales 43 son brasileños.

En los municipios de menor tamaño de la zona la población extranjera es bastante residual. En O Pino hay 61 inmigrantes; en Vedra, 49; Val do Dubra, 41; Touro, 26; Rois, 24; Trazo, 23; Tordoia, 17; Santiso, 11; Toques, otros 11; Frades, 7; y en Dodro solo 4.

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
4 votos
Comentarios

Santiago cuadriplicó su población extranjera en los últimos 20 años