Las obras del exilio llegan a la Fundación Granell

La muestra reúne trabajos de Castelao, Maruja Mallo, Arturo Souto, Andreu Bastos y los hermanos Granell

S. L.

La Fundación Eugenio Granell acoge desde ayer su más reciente exposición, dedicada a la generación de artistas gallegos que tuvo que emigrar y exiliarse en América tras la Guerra Civil. Bajo el título Figurando Lembranzas, libro del escritor y pintor Luis Seoane, que también está entre su catálogo, la galería compostelana reúne a personalidades tan notables como Castelao, Maruja Mallo, los hermanos Eugenio y Mario Granell, Arturo Souto y Andreu Bastos.

Xosé Sánchez Bugallo, alcalde de la ciudad, y Mercedes Rozas, comisaria de la exposición, fueron los encargados de inaugurar esta muestra. Figurando Lembranzas recoge diecisiete lienzos clave creados por la intelectualidad gallega durante su exilio en distintos lugares de América. «Lo que buscamos en esta exposición es unir dos mundos, el de la emigración y los artistas que marcharon buscando nuevos lugares donde hacer su vida, y el de aquellos que tuvieron que exiliarse durante y después de la Guerra Civil», explicó Rozas.

En el tiempo que pasaron al otro lado del gran charco, estas personalidades contactaron con ambientes e inspiraciones que hasta entonces les eran ajenos. La comisaria matizó que «los que llegaron allí no olvidaron lo ocurrido en Galicia, pero encontraron otros paisajes que, finalmente de alguna forma, acabaron repercutiendo en sus pinturas». Seoane representó muchos relieves del continente americano (Paisaxe da precordillera arxentina), y Maruja Mallo jugó con las composiciones marinas del Pacífico (Naturezas Vivas).

Otros, como Eugenio Granell (El caballito de la reina), Andreu Bastos (Paisaxe con árbores) o Arturo Souto (Escena mexicana), también encontraron nuevas inquietudes artísticas. Sin embargo, una de las obras más singulares de la exposición es O Souto dos gatos (1943), lienzo de Castelao que regaló a Ramón Otero Pedrayo cuando ambos coincidieron en Buenos Aires. Mercedes Rozas describe esta pintura como «una obra donde se ve a unos gatos colgados de un árbol, muy hermosa y enigmática».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las obras del exilio llegan a la Fundación Granell