La Policía Local solo cesará la huelga de horas si hay acuerdos con Bugallo

El sindicato SPPME quiere hechos, aunque tiene predisposición a cerrar el conflicto


santiago / la voz

En su primera semana al frente de Raxoi, el nuevo gobierno local del PSOE ya se ha reunido con el Sindicato Profesional de Policías Municipales de España (SPPME) para intentar cerrar el conflicto laboral abierto desde hace más de un año en el cuerpo y que hace que los agentes se nieguen a hacer horas extra, lo que ha afectado a la capacidad operativa y provoca que haya días en los que solo hay una patrulla disponible en la calle.

El nuevo edil de Mobilidade e Seguridade Cidadá, Gonzalo Muíños, trasladó al sindicato la voluntad del ejecutivo municipal que preside Xosé Sánchez Bugallo de atender las peticiones de la Policía Local, que son básicamente una mejora de las compensaciones económicas o en días libres por trabajar de noche, así como los festivos, sábados y domingos. A cambio, intentó que el SPPME les concediera una moratoria en su decisión de no hacer horas extra, pero el sindicato lo rechazó. «Queremos hechos, no palabras, tenemos toda la buena voluntad del mundo de llegar a un acuerdo, pero cuando se avance en la negociación y haya acuerdos concretos», explica un agente.

Esa buena disposición creen en el sindicato policial que ya la han empezado a demostrar. Por ejemplo, en la reciente celebración del festival musical O Son do Camiño. El año pasado, ante la negativa de los agentes a hacer horas extra, Raxoi firmó unos 25 decretos por los que obligaba a otros tantos funcionarios a sumarse al operativo de seguridad. La reacción del SPPME fue recurrir esa decisión en los tribunales. En cambio, en esta edición no lo harán pese a que en esta ocasión los compañeros movilizados contra su voluntad fueron más de setenta.

Sí gestos de distensión

Y no solo eso, la práctica totalidad de los agentes reclutados por la fuerza para sumarse al dispositivo especial de seguridad entorno al O Son do Camiño, pese a que había terminado su turno, siguieron trabajando más allá de la hora de finalización de servicio porque entendieron que era necesario. Una decisión que consideran como gesto de buena voluntad y distensión de cara al nuevo gobierno municipal, que acaba de aterrizar en Raxoi.

Que en la primera semana en el cargo, el edil Gonzalo Muíños ya se haya reunido con el SPPME es toda una declaración de intenciones, dado que el anterior gobierno local de Compostela Aberta no volvió a sentarse con el sindicato a negociar desde noviembre del 2018. El PSOE quiere cerrar el conflicto y va a trabajar en ello, pero aspiraban a contar con al menos un margen de cien días para resolverlo en el que la Policía Local volviera a trabajar con normalidad.

«Somos los primeros interesados en llegar a acuerdos y tenemos toda la disposición a negociar, pero nos han mentido mucho durante el último año y pico y ahora el colectivo quiere ver resultados antes de cesar la movilización sin más. No obstante, sí va a haber gestos de distensión como ocurrió en O Son do Camiño porque es evidente que la actitud de Bugallo con nosotros no es la que tenía Martiño Noriega», explica un agente.

Así las cosas, habrá que esperar a que avance la negociación para que el cuerpo de seguridad local recupere una normalidad necesaria para que no haya problemas para poder prestar servicios como el control de la movida nocturna, de los horarios de cierre de los bares o para, el mes que viene, poder contar con patrullas suficientes durante las próximas fiestas del Apóstol.

Pese a estar en su cota más baja, la plantilla supone el 28 % del total de trabajadores

El peso de la Policía Local en la plantilla del Concello de Santiago es incuestionable pese a que actualmente, con solo 122 agentes, está en sus cotas más bajas. No en vano, en el anterior mandato de Xosé Sánchez Bugallo en Raxoi llegó a contar con 175. En la actualidad, hay 435 trabajadores en el Ayuntamiento, por lo que los agentes municipales representan el 28 % de esa cifra. Eso hace que el sindicato SPPME, pese a contar solo con afiliados en el cuerpo, tenga un gran peso que quiere hacer valer en las negociaciones para cerrar el conflicto laboral abierto desde hace ya más de un año.

Lo que molesta a los policías compostelanos es la discriminación que consideran soportan con respecto a otros funcionarios. En concreto, porque no tienen los mismos derechos en cuanto a compensaciones por trabajo nocturno, en fines de semanas o festivos. «Para que haya acuerdo tiene que haber un trato justo para nosotros que ahora no existe», señala un agente.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Policía Local solo cesará la huelga de horas si hay acuerdos con Bugallo