Pepe Solla ultima los detalles de su desembarco en Santiago

El chef estrella Michelin aguarda por el permiso del Concello para habilitar el antiguo café La Radio, en la rúa das Ameas


Un mes es el tiempo que necesita Pepe Solla para poner a punto su nuevo local en Santiago, y abrir sus puertas en la rúa As Ameas, en el que fue el café La Radio, en las inmediaciones de la Praza de Abastos. Se trata de la zona de moda de la restauración compostelana, en la que ya inauguró local hace unos meses la chef Lucía Freitas. «Cuando tenga la licencia de obras en la mano, entraremos en el local a saco», comenta Pepe Solla, que quiere abrir el establecimiento este verano. Ya tiene comprado y disponible para su instalación todo el mobiliario, electrodomésticos y hasta el menaje que se empleará en el negocio, pero espera a que el Concello le dé por escrito el permiso para iniciar los trabajos. «No puedo hacerlo, y no quiero hacer nada sin el papel en la mano», asume. Todo apunta a que es cuestión de días, «porque sé que todo está okey, y se hizo el proyecto según nos iban diciendo». Aún así, «el verano, el buen tiempo, llega a partir del día 26, y yo todavía estoy sin local. Quiero, mejor dicho, necesito empezar este verano». Lo único que se hizo por ahora fue vaciar el local para agilizar los plazos al máximo y tener todo listo para el «día D». La arquitecta responsable del diseño del Solla compostelano es Teresa Táboas, hija del que fue conselleira de Vivenda en el bipartido de Touriño-Quintana. «Está muy encima de todos los detalles». En los 30 días de plazo de obras, el antiguo café La Radio se transformará en un local totalmente diferente, al que Solla imprimirá su estilo personal. «El restaurante sigue siendo el de Poio. El concepto para Santiago es distinto. Es el de raciones al centro para compartir». Tendrá una barra baja «para estar cómodos mientras se toman unas raciones». La cocina abierta hará, sin duda, que los comensales puedan disfrutar de un espectáculo culinario en directo cada día

Poesía musicada

2El auditorio Pazo de San Roque aportó el intimismo necesario para redondear la presentación del libro-cd Memoria iluminada, publicado por Edicións Fervenza, que recoge poemas de Ánxela Gracián a los que Emilio Rúa pone música y la interpreta. Los dos participaron ayer en una puesta de largo en la que Rúa interpretó varias de las 18 canciones que integran el disco y en la que Gracián estuvo acompañada por el escritor Mario Regueira y por el director xeral de Políticas Culturais da Xunta, Anxo Lorenzo. La colaboración de la poeta y el cantautor no es casual, ya que comparten un amor por lo bucólico. Gracián, natural de Castroverde, estudió Filoloxía Galega en Santiago, donde reside y trabaja, en el Servizo de Traducción da Xunta. Rúa, de la localidad ourensana de Vendas da Barreira, en el municipio de Riós, grabó su primer disco íntegramente en gallego en el año 2000. Los siguientes le reportaron algunos premios nacionales y lo llevaron de gira por teatros y auditorios. En su disco Duetos contó con colaboraciones de Víctor Manuel, Pablo Milanés, Rozalén, Sole Giménez, Carlos Goñi, Carmen París, Javier Álvarez, Mercedes Ferrer, Javier, Ojeda, La Shica y Josele Santiago, entre otros.

Sardinas con elegancia

3La fiesta de San Xoán, por más que nos remita a tradiciones populares, no está reñida con el gusto refinado y la elegancia. Así lo entiende la directora del hotel Quinta da Auga, Luisa Lorenzo, que ha preparado para este domingo una nueva fiesta para celebrar el inicio del verano. La experiencia, abierta al público previa reserva, incluye una fiesta a las orillas del Sar en la que habrá cacharela y una cena romería con un menú de los que no fallan: sardinas de Rianxo, churrasco y cabrito al espeto, coronado con bica de San Xoán y queimada.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Pepe Solla ultima los detalles de su desembarco en Santiago