Bugallo articula un gobierno con Rosón y Guinarte como piezas clave

Finalmente, el regidor cede la gestión de Turismo pero conserva Promoción Económica


santiago / la voz

El nuevo gobierno local echó a andar con la distribución de competencias entre los nueve concejales que acompañarán a Xosé Sánchez Bugallo en su nueva etapa municipal. El regidor firmó ayer su primer decreto, el de organización de un ejecutivo en el que las delegaciones, al menos las de mayor calado, ya estaban cantadas. El propio Bugallo fue dando cuenta de ellas en la campaña. Y el decreto mantiene ese guion, aunque el hecho de gobernar en minoría y en solitario le ha obligado a concentrar competencias que hasta ahora no habían compartido la firma de un mismo edil.

Es el caso de Cultura, una concejalía siempre importante en Raxoi y que llevará Mercedes Rosón junto con Urbanismo, Vivenda e Cidade Histórica, por sí misma el área de más peso. Esto hace de Rosón la concejala con mayores responsabilidades en un gobierno en el que la propia configuración de la lista electoral -tras el acuerdo de integración dentro de la propia agrupación socialista- le otorgaba ya el papel de segunda de Bugallo.

Esa posición se consolidó ayer con sus atribuciones competenciales, a las que une la primera tenencia de alcaldía, aunque Cultura le llegó «de propina». El alcalde veía en esa área a Goretti Sanmartín (BNG) por su «bo traballo» en la Diputación, pero el rechazo de los nacionalistas a entrar en el gobierno hizo de Rosón la candidata más idónea. De hecho, en ese ámbito se mueven sus responsabilidades profesionales en la USC y fue en el que se estrenó en Raxoi, en su anterior etapa municipal.

Gumersindo Guinarte ha salido reforzado con respecto a las atribuciones que inicialmente se formulaban para él. Además de la segunda tenencia de alcaldía y de la concejalía de Presidencia, Relacións Institucionais y la delegación del año santo 2021, asumirá Turismo. Esta última área será fortalecida con una dirección general, pero Bugallo preveía mantenerla inicialmente bajo el paraguas de la alcaldía. No será así. Su estrecha vinculación con la próxima cita jubilar la ha decantado hacia Guinarte, que será además el portavoz del grupo socialista y secretario de la Xunta de Goberno. El alcalde sí llevará personalmente la gestión de Promoción Económica.

Políticas Sociais e Saúde estarán bajo la dirección de Milagros (Mila) Castro, pero también la de Medio Ambiente, Parques e Xardíns, concejalía de la que dependen las competencias de servicios básicos: agua, saneamiento, residuos sólidos y energía. Mobilidade y Seguridade Cidadá estarán bajo el mando de Gonzalo Muíños, que tras ocho años en la oposición se incorpora al gobierno con una responsabilidad que conoce bien Bugallo, aunque sumándole también Festas. Y tiene nada menos que las del Apóstolo a un mes vista. Marta Abal se estrenará en la arena municipal como responsable de las cuentas (Economía e Facenda), Persoal y de la modernización de la Administración, y José Manuel Pichel con Medio Rural, ámbito al que se dedicará en exclusiva. Las obras (Rafa Peña las llevaba junto con el rural) serán cosa de Javier Fernández, con el que Raxoi estrena la concejalía de Barrios e Obras. Fernández sumará la de Centros Socioculturais. Noa Díaz, nueva también en estas lides, dirigirá Educación e Mocidade y Políticas de Igualdade e Lingüísticas. Y la atleta Esther Pedrosa se responsabilizará de la concejalía de Deportes y Benestar Animal, dos áreas que Martiño Noriega ya tenía bajo la misma dirección.

La oposición ve un reparto desequilibrado y complicado

El propio Bugallo ya reconocía el mismo día de su toma de posesión que este sería un ejecutivo «moi cargado». Se refería al reparto de áreas por tener que conformar un gobierno con 10 personas al declinar el BNG su integración en él. Pero la oposición ve, además, un reparto muy desequilibrado. No se les escapan las atribuciones de Mercedes Rosón. Todo lo que conlleva Urbanismo y Cultura les parece «excesivo» para una sola persona, sin cuestionar capacidades personales, dice Goretti Sanmartín (BNG), y con independencia «do apoio de direccións de área», precisa Agustín Hernández (PP). A Compostela Aberta (CA), que viene de gobernar también con 10, le parece «complicado» expresamente gestionar juntas áreas tan densas como las de Rosón y Castro.

Para Hernández, el número de ediles y ese reparto evidencia la «febleza» del gobierno de Bugallo, a quien insiste en que debería buscar acuerdos que «sustenten maiorías amplas», mientras el BNG advierte que Rosón llevará asuntos potentes en otros momentos repartidos en tres concejalías: «e xa vimos que as macroáreas non funcionaron con CA».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Bugallo articula un gobierno con Rosón y Guinarte como piezas clave