«O dos vertedoiros é máis unha cuestión de dano ambiental»

Abeancos ve menor el daño patrimonial de las escombreras


melide / la voz

La localización de vertederos y escombreras en yacimientos arqueológicos y otros elementos del basto patrimonio de la comarca de Melide destapa una práctica que no se logró todavía desterrar, a pesar de que la ciudadanía dispone ahora de instalaciones, como los puntos limpios, y servicios, como el de recogida de electrodomésticos que ofrecen las propias casas comercializadoras, para deshacerse de manera gratuita de los residuos que se escapan de la recogida ordinaria. Sobre el daño que, a mayores del que originan en el patrimonio, ocasiona en el medio ambiente el depósito incontrolado e ilegal de residuos en lugares apartados también llaman la atención desde el grupo de trabajo que da soporte a Abeancos, el catálogo digital del patrimonio cultural de la comarca melidense.

«No que atinxe ó tema dos vertedoiros incontrolados no entorno e mesmo no propio ben cultural, compre dicir que se trata moito máis dunha cuestión de dano ambiental que de calquera outra cousa, posto que entendemos que un vertedoiro de lixo ou de entullos no medio natural non acostuma facer diferenzas en se estamos a falar dunha área cun ben patrimonial ou calquera outra zona de monte», afirman desde Abeancos, Cristina Vázquez Neira y Xurxo Broz. Por eso, de los puntos de vertido detectados -entre los más impactantes está el cementerio de coches localizado en la carballeira de una antigua construcción defensiva medieval cercana al casco urbano de Melide- subrayan como los más graves los detectados en el puente de O Barreiro. Además de los daños que el basculado de los residuos causó en los pretiles de esa estructura de 1861, ubicada en el viejo trazado de la carretera a Santiago en esa parroquia, se corre «grave risco de que eses vertidos acaben no propio curso do río, coa contaminación correspondente», valoran.

Colaboración

Al margen de las agresiones medioambientales, ante las que «non hai ningunha clase de xustificación», desde Abeancos destacan la colaboración que acostumbran a manifestar los propietarios de terrenos en los que se encuentran bienes patrimoniales como pueden ser los yacimientos arqueológicos. «Moitísimas veces grazas a eles se teñen recuperado materiais arqueolóxicos recollidos mediante prácticas agrarias tradicionais superficiais e de pouca profundidade, como botar uns nabos ou unhas patacas na croa dun castro, que son as únicas actividades agrícolas que neles están permitidas, e tamén a transmisión de contos e lendas vinculadas co imaxinario que acompaña a castros, mámoas, antas ou mesmo penedías», reconocen. Así, consideran que «debemos evitar caer no erro de ‘demonizar’ toda clase de actuación», ya que «non é o mesmo botar unhas patacas na croa dun castro que facer unha roturación fonda para plantar eucaliptos e mesmo destruír mecanicamente parte das estruturas arqueolóxicas sobresaíntes en superficie para poder dar acceso á maquinaria agrícola».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«O dos vertedoiros é máis unha cuestión de dano ambiental»