La Ascensión entroniza a Bugallo

El líder socialista ejerció de alcalde rodeado de la plana mayor del PSOE y saludado por sus contrincantes


santiago / la voz

Xosé Sánchez Bugallo (PSOE) ganó con claridad las elecciones del pasado domingo y será alcalde, pero aún no lo es pese a que ya lo parezca. Y es que, a la espera del acto formal de traspaso de la vara de mando en Raxoi, ayer se produjo un informal relevo con la carballeira de Santa Susana y la carpa de la Pulpería García como escenarios. Fue allí, en este punto de obligado paso durante las fiestas de la Ascensión, donde el líder socialista ejerció por primera vez como regidor tras su victoria del 26M. Él fue el absoluto protagonista de un acto social tradicional en Santiago en el que el actual alcalde en funciones, Martiño Noriega (Compostela Aberta), quedó relegado a un segundo plano.

Bugallo llegó a la Alameda rodeado de la plana mayor del PSdeG-PSOE. Con él estaban el secretario xeral, Gonzalo Caballero y el presidente del partido y portavoz en el Parlamento de Galicia, Xaquín Fernández Leiceaga. Después, ya sentados en la mesa, se le sumó Valentín González Formoso, secretario provincial en A Coruña. Todos los focos apuntaban en una única dirección, la del futuro alcalde, que en Porta Faxeira coincidió con la delegación del BNG y saludó afectuosamente a su portavoz compostelana, Goretti Sanmartín. Por algo ambas formaciones serán socios preferentes durante los cuatro próximos años.

Tras esa primera minicumbre PSOE-BNG, Bugallo, que también estaba acompañado por toda la candidatura con la que concurrió a los comicios, se dio un parsimonioso paseo por las atracciones de la fiesta y todos se hicieron una foto de familia con la Catedral al fondo. A cada paso, un vecino que se acercaba para felicitar al futuro regidor, otro que se le abrazaba y hasta algún turista se quedaba estupefacto ante tanto poder de convocatoria.

Dieron las dos y los socialistas se sentaron en la mesa que tenían reservada en Pulpería García para degustar el único menú posible en la Ascensión: pulpo y churrasco. Casi a la vez entraron en la carpa los populares, con Agustín Hernández al frente bien respaldado por la viceportavoz del PP en el Parlamento autonómico, Paula Prado, por la conselleira de Mar, Rosa Quintana, y por buena parte de los miembros de su candidatura, como Alejandro Sánchez-Brunete o María Castelao.

Los últimos en hacer acto de presencia -el BNG esta vez no comió en Santa Susana- fueron los miembros de Compostela Aberta. Su mesa estaba colocada justo enfrente de la de los socialistas, lo que dejó claro que su delegación no era tan abundante. Junto a Martiño Noriega estaban, eso sí, Jorge Duarte y Marta Lois, entre otros.

Tras un titubeo inicial y al ver que Bugallo no hacía ademán de levantarse, Noriega, que parecía no saber si debía ser el socialista el que se le acercase porque para eso él es aún el regidor, se decidió a dar él el paso y se acercó a la mesa del PSOE para estrechar la mano del futuro alcalde. Tras un breve intercambio de palabras, regresó con los suyos que evidenciaban el mal cuerpo que les dejó el 26M y eran los que menos felicidad irradiaban.

Falta ver si el breve encuentro en la Ascensión sirve para que CA tenga una postura de colaboración con Bugallo o de firme oposición. El próximo regidor lo tiene claro: «O importante é que sexamos capaces de traballar xuntos por Compostela».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

La Ascensión entroniza a Bugallo