Las terrazas de hostelería anuales ganan terreno a las de temporada en Santiago

Acaparan la totalidad de las nuevas licencias, como ya hicieran el pasado año


santiago / la voz

La actividad hostelera al aire libre sigue creciendo en Compostela, aunque ya lo hace en menor medida que en los últimos años, cuando la ley del tabaco, la apertura de nuevas calles al terraceo y la afluencia turística propiciaron un crecimiento exponencial de las terrazas. Hoy prácticamente duplican a las que funcionaron en el Xacobeo del 2010, si bien el aumento de las jornadas soleadas también ha sido un elemento motivador en el último lustro. Las terrazas en Compostela ya no son solo para el verano. Más de la mitad de las licencias ya son de carácter anual.

Tras varias temporadas comiéndole terreno a las eventuales, las anuales acabaron por imponerse como mayoritarias el pasado año, cuando crecían un 19 % y alcanzaban el 51,6 % de las 409 autorizadas. Y el censo del 2019 consolida esa tendencia. Aunque con un crecimiento global muy comedido (solo siete más), las anuales siguen avanzando y este año, con 222, ya suponen el 53,36 %. De hecho, son las únicas que crecen, como en el 2018. Acaparan la totalidad de las licencias que se incorporan al censo contributivo y todavía suman las de 4 establecimientos que han decidido aprovechar las posibilidades de la actividad permanente en la medida en que las condiciones meteorológicas lo permitan. Las temporales bajan de 198 a 194.

La ciudad contará este año con 416 terrazas de hostelería, prácticamente el doble que en el último año santo, que registró 212. Esas son al menos las licenciadas. Porque sigue habiendo quien se arriesga a ocupar espacio público sin permiso. En el 2018 se detectaron todavía siete casos (uno de ellos en suelo privado) que acabaron con sanciones de entre 500 y 3.000 euros. En total, 7.900 euros, más de la mitad del importe de las sanciones impuestas en todo el año, cuando solo suponen la cuarta parte de ellas.

Aunque cinco de los 28 expedientes abiertos todavía están en trámite, las infracciones a la normativa que regula el establecimiento de mesas y sillas en espacios públicos como complemento a la actividad hostelera sumaron el pasado año 13.850 euros. Cinco de esos expedientes acabaron archivándose, bien por comprobarse que finalmente no existía infracción (1), bien porque los interesados repusieron la legalidad. El resto acabaron con multas de entre 250 y 800 euros, en función del tenor de la infracción y su alcance. En estos casos, la infracción habitual es el funcionamiento de terrazas más allá del horario límite; no ajustarse en su totalidad a la autorización concedida; y ocupar más espacio del permitido o con más elementos. Aunque con un solo caso, también se multó la ubicación de una terraza fuera del lugar establecido.

El pasado año se llegaron a tramitar 44 expedientes, un 36,4 % más, lo que evidencia que, o ahora se respeta más o que la merma de la plantilla policial relajó la labor inspectora.

Imperan las que ocupan entre 10 y 20 metros cuadrados y solo una supera los cien

La terraza tipo de la ciudad tiene entre 10 y 20 metros cuadrados. Entre esas dimensiones se

asientan hasta el 35 % de las instalaciones exteriores del sector hostelero y son las que más aportan a las arcas locales, por encima de los 65.000 euros en conjunto, casi el 31 % de los 212.777 euros que prevé ingresar Raxoi este año por tasas de ocupación.

El abanico de dimensiones va, sin embargo, desde el metro cuadrado a más de cien, aunque solo una los supera. Es de carácter anual y tributa por encima de los 4.700 euros. En torno a la mitad de ese importe está el recibo medio de las que se mueven entre los 50 y los 100 metros, un club pequeño de solo 8 establecimientos que aportan en conjunto 20.000 euros, 500 más que los 13 que ocupan de 40 a 50 metros. De entre 20 y 40 existen otras 76.

Pero el grueso del sector dispone de entre 1 y 20 metros. Las de 1 a 5 metros y las de 5 a 10 suman el 41,5 % del total, lo que, junto con las mayoritarias (de 10 a 20 metros de superficie), sitúan el 76 % de las terrazas en esa franja. El importe de los recibos depende del espacio que se ocupe, del índice de situación por su ubicación y de si es anual o temporal.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las terrazas de hostelería anuales ganan terreno a las de temporada en Santiago