Hay números que no engañan


Hace cuatro años, de las 103 personas que aspiraban a una alcaldía en el área de Santiago solo once eran mujeres. Cuatro años más tarde, son veintidós. A este ritmo, la convergencia de género en lo que a alcaldables se refiere tardará más de una generación en llegar. ¿Anomalía? ¿casualidad? Y si la pregunta es ¿causalidad? hay respuestas para todos los gustos, incluso para quien piense que lo importante es la persona, no el género. Con un censo casi paritario es inexplicable que la radiografía de las candidaturas sea tan distinta a la sociedad que aspiran a representar y a mejorar.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Hay números que no engañan