Anxo Pérez: «Alcanzar un objetivo no es ponerse a caminar, sino saber hacia dónde»

El empresario se hizo famoso por su método para aprender idiomas en ocho meses


santiago / la voz

No hay recetas mágicas para ser feliz y tampoco claves maestras para alcanzar el éxito en tiempo récord. Anxo Pérez, autor de Los 88 peldaños de la gente feliz, acaba de editar un nuevo libro, El éxito interior, en el que analiza las claves del éxito interior para conseguir alcanzar el éxito exterior. En su teoría, el primero es determinante para conseguir el segundo, y solo cuando las personas son capaces de desprenderse de la parte impura que «todos tenemos en nuestro interior, y cuando todas nuestras intenciones, motivaciones y aspiraciones se adoptan con la parte pura de nuestro interior, avanzamos».

Anxo Pérez argumenta que en el interior de las personas hay dos partes: «Una pura y otra impura. La esencia representa la parte más pura, nuestra luz; el ego representa la parte más impura, nuestra sombra. Las dos están en tensión entre sí, y libran una batalla. El día que se aprende a dominar este binomio, se consigue el éxito exterior, porque se alcanza el éxito interior».

En su análisis hay ocho Belts o escalones, que hay que ir subiendo para llegar a ser plenamente feliz. Anxo Pérez apunta que «el éxito está en domesticar el ego interior», y reconoce que llegar al nivel octavo puede llevar toda la vida, e «incluso no ser suficiente una vida para lograrlo». La peor de la situaciones es «el Belt 1, en el que vives en permanente estado de autoprotección. En este universo, el protagonista es el yo». El último estado, en el que «vives en la paz interior. Nada te perturba. Has conseguido eliminar de tu vida y por completo no el dolor, pero sí el sufrimiento mental. Vives en la felicidad». En este escalón, las personas han conseguido alcanzar un equilibrio entre lo positivo y lo negativo, y la persona logra el equilibrio para descartar los efectos negativos.

Anxo Pérez considera que, cuando las personas se marcan retos, la clave «no es ponerse a caminar, sino tener claro hacia dónde hay que hacerlo». El escritor apunta que, cuando «una persona está interesada en aprender matemáticas, lee y estudia libros de matemáticas; si se quiere ser feliz, hay que invertir en libros que aportan claves para alcanzar la felicidad. Hay muchos libros para esto, pero el mío ofrece las claves claras para conseguirlo, porque el éxito exterior solo puede conseguirse cuando el interior es feliz».

La sociedad actual, en la que las redes sociales y las nuevas tecnologías mueven de forma acelerada el mundo, Anxo Pérez rechaza que esta sociedad «sea más infeliz. Nunca hemos tenido un estado del bienestar como el actual. Tenemos lo que a nuestros abuelos les hubiera gustado tener».

Ante los problemas del día a día, Anxo Pérez considera que la mejor forma de afrontarlos es «eligiendo la confianza frente al miedo. La solución no está en no tomar precauciones, sino en no vivir asustado». Uno de los retos que se repite en muchas personas es el deseo de cambiarlo todo, incluso aquellas cosas y situaciones que no dependen directamente de la persona que se plantea el reto, y «esto resulta tremendamente agotador. Entregar el deseo, elimina el sufrimiento».

El escritor insiste en que «el requisito número uno para aumentar el éxito interior es estar predispuesto a cambiar muchas de tus creencias y convicciones viejas por otras nuevas que estén más cerca de la verdad, tu verdad. Hay tres formas de llevarlo a cabo: estar siempre en el sí, en el no o en el quizás. Solo la última es la correcta». Como último consejo, Anxo Pérez asegura que «lo que diferencia a la gente con mayor éxito del resto no es el número de oportunidades que tiene, sino el número de oportunidades que aprovecha».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Anxo Pérez: «Alcanzar un objetivo no es ponerse a caminar, sino saber hacia dónde»