La oferta de agricultura ecológica crece en dos años de 38 a 56 firmas, el 47,3 %

El consejo regulador gallego autoriza a productores, empresas y distribuidores


santiago / la voz

La agricultura ecológica gana peso en el área de Compostela, con un crecimiento de un 47,3 % de las firmas desde el 2017. En estos dos años, en los 25 municipios de las comarcas de Santiago, Xallas, Barcala, Sar, Melide, Arzúa y Ordes se pasó de 38 a 56, entre productores, empresas y distribuidores autorizados por el consejo regulador autonómico.

La mayor oferta en la zona es de alimentos de huerta y frutas que reúnen los requisitos para ser certificados y comercializarse como ecológicos. Hay 10 explotaciones dedicadas preferentemente a frutales en 7 municipios (3 en Santiago, 2 en Ames y una en Melide, Negreira, Padrón, Dodro y Rois, con especial interés en la manzana); 8 más exclusivas o mayoritarias de huerta en 5 municipios (3 en Santiago, 2 en Melide, y una en Padrón, Brión y en Vedra); y 7 más en otros 5 municipios (2 en Boqueixón y en Teo, y una en Melide, Ordes y Rois) que ofrecen ambas producciones, huerta y fruta.

Doce firmas de 8 municipios (4 de Arzúa, 2 de A Baña, y una en Ames, Boimorto, Melide, Negreira, Santiago y Tordoia) producen leche cruda. Cuatro (en Boimorto, Rois, Santiago y Trazo), terneros. Otras cuatro (2 en Melide, una en Arzúa y otra en Vedra), huevos. Dos, diversas modalidades de pan, ambas en Santiago. Y otras, ya singulares, aceite de oliva, en Vedra; café, en Teo; harina de algas, en Ames; galletas y otra repostería, en Padrón; uva de vinificación y vino tinto, en Touro; ginebra, sangría, vermú y vodka, en Teo; o cebada, soja y alimentos semejantes, una empresa de transporte de Padrón.

Además, están reconocidas cuatro entidades colaboradoras. Son establecimientos que comercializan los productos ecológicos citados y otros, los cuatro radicados en Santiago: en la nave 7 del mercado de abastos, y en las calles Ramón Cabanillas, Restollal y Rosalía de Castro.

A pesar del crecimiento, asociado a mayor demanda y consumo de estos productos, las 56 firmas del área de Santiago representan apenas el 4,6 % del total de las 1.152 autorizadas en Galicia, según datos del Consello Regulador de Agricultura Ecolóxica de Galicia (Craega). Santiago es el tercer municipio gallego en consumo de productos ecológicos, tras Vigo y A Coruña, pues predomina en los municipios de mayor población.

«A comarca de Compostela reproduce o excelente comportamento da agricultura ecolóxica no conxunto de Galicia. Segundo a memoria do ano 2018, medran todas as variables: superficie, operadores e vendas», resalta el Craega.

Más superficie y facturación

Destaca que también aumentan la superficie dedicada a estos cultivos y las facturaciones por ventas en la mayoría de las actividades.

Los datos de la institución evidencian que el mayor crecimiento de las ventas entre los alimentos que se elaboran en esta zona fue de productos de panificación, un 63,4 %. Le siguió la de hortalizas, un 60,8 %; y a continuación leche y derivados, un 40,9 %; los productos destinados a alimentación animal, un 31,1 %; vinos y licores, un 20,5 %; y un 12,7 % los huevos y derivados. Peor comportamiento tuvieron los frutales, con una variación negativa de un 28,5 % respecto al año 2017; y un 15,4 % menos los aceites. Aunque globalmente, las diferentes producciones experimentaron una variación positiva, con un crecimiento anual del 33,2 %, en el conjunto, señala.

El Craega valora que la agricultura ecológica «gaña cada vez máis peso na comarca de Santiago. De feito, o 21,1 % dos operadores da provincia da Coruña están no Concello de Santiago e na súa área de influencia». De la producción animal, refiere la leche como «o produto estrela» y el que más ingresos genera. Anota asimismo la incorporación de jóvenes a esta actividad.

Cuatro altas, una baja y seis ausencias entre el 2017 y el 2019

Cuatro municipios se han incorporado al Consello Regulador de Economía Ecolóxica de Galicia en los dos últimos años. Son Brión, con una explotación autorizada para comercializar ajo, harina, laurel y shiitake; Tordoia, una de leche cruda; Touro, una de uva de vinificación y vino tinto; y Trazo, con otra de terneros. Por el contrario, Oroso tenía una producción autorizada en el 2017 y ahora no consta. En Frades, O Pino, Santa Comba, Santiso, Toques y Val do Dubra no había entonces ni ahora.

Respecto a los que estaban y se mantienen en la tabla, crecieron en número de firmas los municipios de Santiago (6 más), Melide y Ames (3 cada), Padrón (2), y en Arzúa y Boimorto (una autorización más). En Teo hay una menos; y en Vedra, A Baña, Boqueixón, Dodro, Negreira, Rois y Ordes, continúa el mismo número en ambas anualidades.

«Quen dispoña de 3.000 metros para horta pode conseguir una renda moi interesante»

En el municipio de Santiago se detecta un enorme interés de personas que desean sumarse a la producción de alimentos ecológicos. Se observa asimismo un repunte del consumo, relacionado con una mayor preocupación por la salud. Así lo manifiesta Xosé Manuel Durán, presidente de la Asociación de Produtores Ecolóxicos de Galicia (Apega) y de la asociación Non é o mesmo, y propietario de una tienda en el Ensanche que comercializa estos productos y está certificada por el Craega.

«A Coruña é a provincia galega que máis tira polo consumo de produtos ecolóxicos, polo seu maior carácter urbano. Parte da produción vai para fóra do país, onde hai maior demanda. En Santiago notamos que hai un maior interese na produción sobre todo de alimentos de horta certificados como ecolóxicos», sostiene.

Verifican asimismo cómo los establecimientos de hostelería «están a tirar da produción. De feito, hai xa 6 restaurantes da cidade con interese en consumir máis, e agora mesmo non temos produción local suficiente para garantir o seu abastecemento todo o ano. Por iso queremos formar produtores que se comprometan profesionalmente, para aumentar a oferta. Para a hostalería é un valor acrecentado indicar de onde proceden os alimentos, de aí o interese en afianzar lazos entre produtores e consumidores», manifiesta Durán.

Asegura que «quen hoxe dispoña dunha superficie duns 3.000 metros para dedicar a horta pode conseguir una renda moi interesante, se a traballa ben. Para o recoñecemento da certificación como produtores ecolóxicos hai que ter uns requisitos de calidade, que son tamén unha garantía dun mellor acceso ao mercado», agrega.

Durán asegura que la mayor parte de las personas interesadas en sumarse a esta actividad son mujeres. Desde hace semanas, los sábados se juntan para aprender, en A Sionlla, indica.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La oferta de agricultura ecológica crece en dos años de 38 a 56 firmas, el 47,3 %