Desde Roma a Santiago contra el daño cerebral

Jon Karla Bilbao y Jorge Sergio Romeo partieron el 7 de marzo de la plaza de San Pedro. Ambos comparten un reto, ganar terreno al daño cerebral adquirido, dolencia que padece el vasco


Llevan 49 días caminando. Han recorrido unos 1.300 kilómetros y aún les quedan otros 1.400 y un par de meses más por delante. Jon Karla Bilbao y Jorge Sergio Romeo partieron el 7 de marzo desde la plaza de San Pedro de la Ciudad del Vaticano (Roma) en dirección a Santiago. Ambos comparten un carácter dicharachero y un reto en común, ganar terreno al daño cerebral adquirido, dolencia que padece el vasco. Jon había coincidido antes con el argentino haciendo el Camino y decidieron volver a compartir viaje. Esta vez, a fin de obtener fondos para luchar contra este tipo de lesión repentina y concienciar sobre sus consecuencias y prevención. El español se deshizo esta misma semana del primer par de zapatillas desgastadas. Ya en Francia, cuenta que «hemos tenido de todo: días malos, regulares y días buenos también, para recordar». En su anecdotario personal, hay páginas para dar y tomar, y eso que aún van por la mitad de la ruta. El vasco asegura que encontrar albergues o una cama a buen precio fuera de España «es una fantasía», por lo que algún día acabaron durmiendo en una iglesia: «Estábamos tan desesperados que fuimos a buscar cartones y plásticos al contenedor de basura para no notar tanto el frío del suelo». En busca de un hostal barato andaban también por Salon-de-Provence cuando, «casualidades de la vida, nos encontramos a una familia y con un traductor les explicamos qué estábamos haciendo. La mujer nos contó que tiene un hijo autista de 10 años y justo la víspera había estado dándole vueltas a la idea de hacer el Camino el año que viene. Tenía muchas dudas, pero al decirle que es un caminata fácil de completar se ilusionó mucho. Solamente por eso, ya ha merecido la pena el Camino». Jorge, al que también le delata su acento argentino, indica en el ecuador de su aventura que «estamos muy bien, con buen ánimo, buen físico y por un paisaje muy bonito», al tiempo que bromea con que «no va a alcanzar el pulpo en Galicia ni el queso de Arzúa para nosotros». Guasas aparte, lo más importante para ellos es conseguir que muchas personas apadrinen los kilómetros que están recorriendo. Los beneficios irán a parar a la asociación Atece de Álava, que ayuda a pacientes con daño cerebral adquirido y a sus familias. 

Los mejor preparados

Con sus medallas relucientes acudieron a San Caetano los ocho ganadores gallegos de SpainSkills. Tras demostrar en la olimpiada nacional en la que compiten los futuros profesionales que son los mejor preparados, recibieron el reconocimiento del presidente de la Xunta, Núñez Feijoo, y de la conselleira de Educación, Carmen Pomar. Entre los alumnos estaban Brais Mosquera, de Marzoa (Oroso), oro en ebanistería por el CIFP de Someso; Alejandro Buján Pampín, bronce en administración de sistemas en red por el IES San Clemente de Santiago, con Víctor Manuel Martínez Taboada como tutor; e Iria Díaz Granja, bronce en atención sociosanitaria por el Lamas de Abade, bajo las directrices de M. Cristina Robledo Trabanco.

Diversión y conciliación

Talleres de cocina para aprender a hacer torrijas o conejitos de Pascua, manualidades, juegos del tesoro... En todo esto emplearon la Semana Santa los cerca de 80 niños de entre 3 y 13 años que participaron en el campamento urbano de la asociación recreativa y cultural Os Tilos. El programa de conciliación puso el broche este lunes, con una fiesta.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Desde Roma a Santiago contra el daño cerebral