Santiago

La llegada del anticiclón en los días centrales de la Semana Santa ha llenado las calles y plazas de la ciudad de turistas y peregrinos. Tanto, que acaba siendo complicado moverse por algunas de las zonas del casco histórico. Aparcamientos con el cartel de completo, terrazas a rebosar, o viajeros que descansan en la plaza de San Martín Pinario y aprovechan para atrapar los rayos de sol mientras echan una cabezada.

Las estimaciones de los hosteleros preveían una ocupación durante estas jornadas festivas de casi el 90 %, y las expectativas se han cumplido. La afluencia no es homogénea durante todo el día, y mientras por la mañana e incluso al mediodía es posible encontrar mesas vacías en muchas de las terrazas que inundan la zona vieja, a partir de media tarde compostelanos y visitantes llenan las empedradas rúas de Compostela. Lo saben los comerciantes, que abren en festivo pero aprovechan las horas centrales para cerrar y descansar un par de horas, «a partir de las 14.30 o 15 los turistas ya no miran tiendas, sino que buscan un sitio en el que comer o tomar algo», explican en uno de los establecimientos de A Calderería. 

Más aún a la hora de las procesiones. Y es que el Viernes Santo es el día en el que se concentran más comitivas. Cuatro, desde las diez y media de la mañana hasta las once de la noche. Este sábado, sin embargo, habrá solo una, la de los hermanos, que saldrá del colegio de la Inmaculada.    

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La Semana Santa trae un aluvión de turistas a la ciudad