Compostela sigue sin recuperar los niveles de empleo previos a la crisis

La industria pierde ocupados en una ciudad donde solo generan trabajo los servicios


SANTIAGO / LA VOZ

El municipio compostelano cerró el pasado año con 47.800 ocupados, según los últimos datos actualizados en la Encuesta de Población Activa (EPA) y que publica trimestralmente el INE; habría que remontarse nueve años atrás para encontrar una cifra más alta, lo que revela la mejoría económica, pero la ciudad, aunque se acerca, todavía no ha recuperado los niveles de empleo previos a la crisis, cuando en el 2008 estalló la burbuja inmobiliaria y todo se vino abajo, incluida la pequeña industria auxiliar que estaba vinculada a la construcción. Entonces, Compostela tenía cerca de 49.000 personas ocupados.

Según la EPA, Santiago ganó en el último año 1.300 trabajadores; una mejora que se concentra, casi en su totalidad, en el sector servicios, que gana 2.200 nuevos trabajadores. En cambio, según la EPA, pierden empleados la industria (700) y la construcción (400). Una radiografía que muestra una imagen de luces y sombras: aumenta el número de ocupados, pero sigue siendo la hostelería la que vuelve a tirar de la economía local en un contexto de recuperación. La realidad muestra, una vez más, que el empleo que se genera, vinculado a un sector sujeto a la estacionalidad, es en su mayoría temporal y precario.

El modelo

Gracias al peso del sector público, que tuvo una menor destrucción de empleo, y a su menor actividad empresarial e industrial, Compostela fue la ciudad que mejor resistió las embestidas de la crisis a lo largo de los últimos años. La dependencia de su estructura económica del sector servicios y la mejora de la actividad hostelera explican el comportamiento diferencial positivo en la recuperación en relación a otras ciudades con mayor peso industrial, como es el caso de A Coruña, Vigo o Ferrol. Después de cuatro años de crecimiento económico, Compostela no solo no ha alcanzado la cifra de empleo anterior a la crisis, sino que el peso de los salarios en la economía local sigue también lejos de los niveles del 2008. Esto es lo que reflejan los últimos datos sobre renta local divulgados por el Instituto Galego de Estadística (IGE).

En diciembre del año 2010, Santiago contabilizaba, según la EPA, 45.600 ocupados, 300 menos de los estimados en el mismo mes del 2016, y la remuneración de los asalariados aportaba al Producto Interior Bruto (PIB) local 1.348,5 millones de euros. Seis años después, las rentas del trabajo, con una cifra muy similar de ocupados a la del 2010, contribuían a la riqueza local con 1.259,3 millones. Esto es, 89 millones menos. Se trata de dinero contante y sonante que no está en los bolsillos de los hogares del ayuntamiento, ni circulando en la economía compostelana, con el impacto que eso tiene en el consumo y en la evolución de un sector clave como es el comercio, y que ha sufrido una oleada de cierres.

Aunque se ha reducido progresivamente el número de parados de larga duración y han aumentado los contratos indefinidos por encima de los temporales, datos ambos positivos, lo cierto es que en la salida de la crisis han proliferado los empleos a tiempo parcial, peor remunerados, y en sectores de una valor añadido bruto por ocupado muy bajo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Compostela sigue sin recuperar los niveles de empleo previos a la crisis