Urgen proteger un petroglifo en el Camino Primitivo en Toques

Es uno de los dos únicos de los que hay constancia documental en toda la comarca de Melide


melide / la voz

Es uno de los dos petroglifos de los que hay constancia documental en la comarca de Melide. Pese a ello, y a que está en pleno Camino Primitivo, pasa y está totalmente inadvertido y desprotegido. Es el petroglifo de Pena Ferrada, está localizado en el tramo entre Vilouriz y Villamor, en Toques, de la ruta más antigua de peregrinación a Santiago, y la roca en la que se encuentra ya fue objeto de la mano inconsciente del hombre, que dejó huella en sendos grabados realizados con un objeto punzante. De ellos dan cuenta los arqueólogos Cristina Vázquez Neira y Xurxo Broz, que temen al efecto llamada de los grafitis y a que estos se conviertan, por tanto, en una práctica, en un rito más entre los peregrinos. Del incidente tuvieron constancia por un particular que los alertó el pasado septiembre y, entonces, dieron aviso, al margen de al Seprona, al Concello de Toques y al servicio de protección del Camino de la Xunta, adscrito a la Dirección Xeral de Patrimonio.

Estos dos arqueólogos melidenses consideran oportuno instalar un cartel informativo para que la señalización disuada de actos que puedan dañar el petroglifo, con sendas leyendas cristianas vinculadas a la historia jacobea. Pero medio año después de dar cuenta a las autoridades competentes, el riesgo sigue siendo el mismo. Por eso y ante la inminente apertura de la temporada alta en el Camino de Santiago, Cristina Vázquez y Xurxo Broz llaman la atención sobre el peligro que corre.

El efecto llamada de los grabados realizados sobre la piedra se ve multiplicado por el hecho de que la roca se presta, por sus dimensiones, para el descanso y es, además, el único punto susceptible de hacer una parada para reponer fuerzas en un tramo largo del Camino Primitivo. Así lo observan Cristina Vázquez y Xurxo Broz para urgir medidas protectoras para un petroglifo con motivos prehistóricos -cazoletas y podomorfos-, accesible desde que el año pasado la Xunta abrió un tramo de esa ruta jacobea, antes tapiado por un relleno de tierra que interrumpía el paso.

Intervención en entredicho

La apertura del tramo del Camino Primitivo en el que se encuentra el petroglifo de Pena Ferrada es otra intervención sobre la que ponen el acento los arqueólogos. No dejan de aplaudir la iniciativa, pero reprochan que con los trabajos «esnaquizaron varios tramos empedrados e a caixa orixinais do camiño», apuntan.

Cristina Vázquez y Xurxo Broz subrayan, además, la trascendencia de los destrozos, toda vez que un estudio realizado por el arqueólogo e historiador Javier Gómez Vila -especialista, según indican, en vías romanas- identifica el tramo jacobeo objeto de la actuación con el trazado original de la Vía XIX, que es la que comunicaba Lugo con la ciudad portuguesa de Braga «e que despois se utilizou na Idade Media porque é unha vía que estaba aberta», explican.

En vista de la relevancia histórica del tramo jacobeo, del destrozo causado en varios tramos empedrados y en su caja original, así como de la obligatoriedad de que un arqueólogo supervise las obras cuando está afectado el Camino de Santiago, los especialistas denuncian que «o arqueólogo ou non viu, ou non veu».

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
1 votos
Comentarios

Urgen proteger un petroglifo en el Camino Primitivo en Toques