Borja Portals: «La ciudad se está convirtiendo en un gastrodestino»

El empresario que tuvo negocios de éxito tanto en el casco viejo como en el Ensnache dice que hay sitio para más


Santiago / la voz

Borja Portals, un hostelero al frente de proyectos consolidados tanto en Compostela como fuera, es contundente cuando se le pregunta su opinión sobre si hay sitio para más bares y restaurantes en la ciudad: «No creo que haya una burbuja hostelera, sino que todavía hay infinidad de posibilidades por explotar. No hay, por ejemplo, aún un buen mexicano, un buen vegetariano o un sitio donde hagan un curry de verdad. De hecho, en A Curtodoría empezamos hace 15 años a hacer arroces y solo hay otra arrocería en Santiago, nada más».

El empresario, quien dirigió negocios de éxito tanto en el casco histórico como en el Ensanche, repara en el giro que se dio en los últimos años: «Antes parece que solo habrían hamburgueserías o pizzerías, pero de un tiempo a esta parte parece que nos hemos dado cuenta que superespecializándonos había clientela para todos».

Además, defiende el camino hacia el que va la oferta hostelera: «Hay gente muy preparada que viene pisando fuerte y la ciudad se está convirtiendo en un gastrodestino. Están apareciendo personas con criterio y ganas que lo están haciendo bárbaro y creo que debemos aspirar a más de dos estrellas Michelin en Santiago».

Borja Portals sostiene que las nuevas propuestas no deberían ser vistas como una amenaza: «Sería pensar en pequeño el querer quedarnos solo con lo que tenemos. Aún quedan muchas cosas por hacer y viene un año muy bueno, el 2021. Faltan locales de ocio nocturno enfocados al mundo gay, que está muy abandonado, o terrazas en azoteas y puntos altos, por ejemplo. Hay nuevos mercados sin cubrir y tenemos todo tipo de público, con una demanda muy distinta unos de otros».

No entran porque sí

No obstante, el hostelero indica que «no puedes abrir la puerta y esperar a que los clientes entren porque sí». Y lo dice un empresario que tuvo que cerrar un local, el Reno, no porque le faltara la clientela en el establecimiento de Doutor Teixeiro sino porque tenía demasiados frentes abiertos que atender en ese momento y sentía que no daba abasto. «Tuve el Reno siete años y el negocio funcionaba bien. Era una máquina de hacer dinero, pero yo estaba agotado. Todavía hay gente que no entiende por qué lo cerré», comenta sin atisbo de arrepentimiento Portals.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Borja Portals: «La ciudad se está convirtiendo en un gastrodestino»