Y Malkovich regresó a Casa Salvador

El actor estuvo en el restaurante con su esposa Nicoletta, Marisa Paredes y Chema Prado


negreira / la voz

El actor estadounidense John Malkovich había quedado prendado de los paisajes naturales del Val de Barcala y la tranquilidad de sus gentes cuando, hace veintidós años, visitó por primera vez Galicia. Fue allá por el año 1997 cuando se alojó en el pazo de A Ponte Maceira, gracias a la amistad de su dueño con Chema Prado, natural de Rábade y padrino de la hija mayor de Malkovich. Prado, que fue programador y director de la Filmoteca Española durante 27 años, invitó al célebre intérprete a visitar Galicia al poco de conocerlo, en el rodaje en Tánger de la adaptación cinematográfica de la novela de Paul Bowles El cielo protector, dirigida por su amigo Bernardo Bertolucci.

Y este pasado domingo John Malkovich y su esposa, Nicoletta Peyran, regresaron a A Ponte Maceira y a comer en el restaurante Casa Salvador, en Seoane (A Baña), un establecimiento con enorme solera entre los buenos comensales por su larga trayectoria y la gran tradición de su bacalao. Lo hicieron en compañía de su buena amiga Marisa Paredes y del propio Chema Prado, a cuyo homenaje y al del fallecido director de cine Bernardo Bertolucci, acudieron Malkovich y Nicoletta, dado que el actor se hallaba en Roma rodando escenas de la serie The new Pope (El joven papa), en la que el actor es el gran fichaje de HBO y Sky.

Salvador y Merchi, los dueños de Casa Salvador, cuentan que lo primero que hizo Malkovich nada más entrar en el restaurante fue ir a ver la huerta y el hórreo. «Cando estivo a primeira vez aquí, no verán de 1997 con Javier Bardem, chamáballes moito a atención ver as galiñas, e acordábase daquela estampa», relata Salvador, que no duda en calificar al actor estadounidense como «unha persoa humildísima, moi entrañable», tanto que no dudó en fotografiarse con la familia Salvador o las hijas de una vecina. «Encántalle a tranquilidade do lugar e da xente», exclama.

En el menú hubo mucho producto autóctono: empanada, croquetas, berberechos de Noia, mejillones y, por supuesto, la especialidad de la casa: un bacalao al horno. También degustaron vinos gallegos, además de los postres de la casa, «con queixo do país e marmelo, e tortas, e despois el mesmo quixo tomar café de pota». Luego prolongó una animada charla con los dueños, a los que Malkovich recuerda. «A miña filla Lucía era moi pequena e sorprendéronlle as fotos de cando era cativa, agora que xa é maior», señala Salvador, a quien el actor prometió que volvería otra vez a visitarles.

John Malkovich: «No estoy seguro de si en diez años seguirá habiendo cines»

xesús fraga
Malkovich definió actuar como «soñar los sueños de otra persona»
Malkovich definió actuar como «soñar los sueños de otra persona»

El intérprete habló en A Coruña sobre el oficio de actuar y los cambios en la industria

«La vida sigue». Las referencias a la temporalidad salpican el discurso pausado y reflexivo de John Malkovich (Christopher, Illinois, 1953). Pero, lejos de la nostalgia y del lamento, el actor no mira hacia atrás con ira, sino con el asombro irónico desde el que observa el mundo y la humanidad a través de la interpretación, «una especie de exploración de alguien que no soy yo». Por no retroceder, ni tan siquiera había vuelto a ver apenas una vez Pasos de baile, un filme que dirigió en el 2002 y que este sábado día 23 presentó en el CGAI ante los espectadores que guardaron cola para verlo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Comentarios

Y Malkovich regresó a Casa Salvador