Hernández se lanza a la maratón popular hacia Raxoi arropado por Casado y Feijoo

El líder del PP, de gira exprés por Galicia, hizo parada y fonda en Santiago para comer y dejarse querer por vecinos y turistas


santiago / la voz

Fue, al pie de la letra, una carrera popular hacia Raxoi, porque la apretada agenda que ayer desplegó Pablo Casado en Galicia arrancó en Ferrol y finalizó en A Coruña tras una comida en Santiago y un recorrido a contrarreloj por el casco antiguo de la ciudad que, más que un paseo, fue una maratón en la que, eso sí, tanto el líder estatal del Partido Popular como el autonómico y el local demostraron su buena forma física, a zancadas por la Rúa do Vilar tras dejar atrás a otros compañeros de partido menos ágiles.

Agustín Hernández esperó a Núñez Feijoo, a Pablo Casado y a Marta González para comer en el Café de Altamira, y tras una sesión de fotos en la plaza de abastos con un grupo de amigos disfrazados de góticos, enfilaron hacia la plaza de O Toural, y a la altura de la farmacia Bescansa apuraron el paso para rodearse de niños y turistas, abrazar a paisanos y saludar a abuelitas como la que esperaba al presidente de la Xunta delante del mítico escaparate de las boinas, ese complemento que ya hace tiempo que dejó de ser marca del PP. La abuelita era de Noia, y Feijoo le confesó que en Noia había tenido él una novia. Ya en Praterías, una familia venezolana reconoció a Casado y se le lanzó a los brazos con el móvil listo para inmortalizar el instante. «Vivo en Gijón, pero mis padres siguen en Caracas -explicaba Bibiana Rodríguez-. Y le dije a mi marido: ‘Mira, ahí está, es el único que nos defiende’. La veloz carrera finalizó en el Obradoiro, donde Casado se quitó la bufanda, se fotografió con Kaiser, un dogo de Roxos, y se subió al coche rumbo a su cita con Beatriz Mato.

Tras despedir a Casado, Agustín Hernández, acompañado de María Antón, recordó que no era la primera vez que el líder del PP estaba en Santiago: «Xa fixo o Camiño, e na comida pedinlle que volvera antes de que eu sexa alcalde. El cre que esta cidade é a capital do mundo, e así é». Hernández llegó entrenado para la caminata, porque antes de la comida se había reunido con los representantes de 21 parroquias del rural compostelano que, según el PP, «fixéronlle chegar o seu desgusto pola política de abandono que levan padecendo os últimos catro anos». A su entender, se debe «á falta de vontade do equipo de Noriega para solucionar problemas cotiás que dificultan a súa calidade de vida».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Hernández se lanza a la maratón popular hacia Raxoi arropado por Casado y Feijoo