Hay que darle una vuelta a la estrategia


No sé si fue una fiesta, pero seguro que fue una decepción para el Breogán, que vendrá rumiando desde Santiago. Estuvo tan cerca la victoria... Pero un análisis apacible de todo lo anterior puede que nos llene de preocupación. ¿Cuántos puntos nos metieron en la pintura?, 42. ¿Cuántos minutos vivió el Obra de pase interior y medio ganchito?, incontables. Donde éramos fuertes ya no lo parecemos, habrá que buscar una fórmula para proteger a un jugador fundamental como Brown y no condenarle cada vez a soportar 1 x 1, que tanto daño hace al equipo y a él. Si en baloncesto los primeros minutos cuentan poco, hoy fueron muy importantes, por la brecha de hasta 12 puntos y por que condenaron a Christian al banquillo y dejaron claro que base, base, solo tenemos uno, Ricardo Uriz. ¿Y Cvetkovic y Redivo? El serbio se desliza peligrosamente hacia la insignificancia y la presencia de Lucio en el banquillo en los minutos finales molestaba a la vista.

Bastaron cinco minutos de buena defensa y movimiento de ataque de jugadores y balón para desmontar la estrategia del Obradoiro, inversión y a partir de ahí penetraciones y tiros liberados.

Una pena las dos jugadas finales del encuentro de ayer, pero algo quedó claro, quizá sea el momento de darle una vuelta a la estrategia. Que Brown es importante en ataque es sabido, y que en defensa cerca del aro coge rebotes y obliga a rectificar tiros. Jugar uno contra uno o alejarse del aro son sus agujeros negros, habrá que ayudarle. Con Redivo, algo parecido. Imprescindible en ataque, habrá que protegerle en defensa, pero 12 minutos en el campo es un lujo que el Breogán no puede soportar.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Hay que darle una vuelta a la estrategia