Hoteles hasta la bandera y con lista de espera para O Son do Camiño

Antes de comprar los abonos muchos ya habían reservado habitación para el festival


Santiago / la voz

Sin una cama libre o con la última disponible. La mayor parte de los hoteles de Santiago se encuentran ya al 100 % de ocupación, cuando no completos, para O Son do Camiño a falta de algo más de tres meses para la cita. Con un cartel encabezado por Black Eyed Peas, el incombustible Iggy Pop y David Guetta -de los disyoqueis más famosos a nivel internacional-, muchos ni esperaron a asegurarse el abono para reservar habitación en las fechas del festival (anunciadas el 25 de enero). Teniendo en cuenta que ya el año pasado las plazas de alojamiento empezaron a escasear el mismo día en que se vendieron los pases para los tres días de conciertos, hubo quien ni siquiera aguardó a conocer la lista de artistas que iban a participar en esta ocasión. Así lo cuentan desde el Hotel Akelarre, que por su proximidad al recinto musical del Monte do Gozo ha recibido un aluvión de llamadas en las últimas semanas.

«Aquí hay hasta lista de espera. Por lo momento, sobre una decena de personas están apuntadas. La gente ha reservado desde hace semanas, antes incluso de que salieran las entradas. De hecho, el día que se pusieron a la venta [este miércoles], ya estábamos prácticamente completos. Solo quedaba una plaza libre», explican desde el hotel de San Marcos. «Para nosotros es una alegría. El festival es importante para esta ciudad, que trabaja principalmente del sector servicios», añaden.

La oferta cada vez es más reducida y quedan muy pocas plazas libres, confirmaban desde la Asociación Hostelería Compostela. En plataformas on-line de reservas como Booking, ayer estaban el 97 % de los alojamientos de la ciudad copados. No obstante, todavía era posible encontrar cama, incluso a buen precio.

Desde 16 a 500 euros la noche

Las opciones disponibles van desde compartir estancia en un albergue de la rúa Xoana Nogueira por 16 euros la noche hasta reservar un apartamento para seis durante los tres días por 1.500. Y, tal y como ha adelantado la organización de O Son do Camiño, este año volverán a ofrecer servicio de cámping y glamping en el Monte do Gozo.

Sara Santos, presidenta de Hostelería Compostela, repara en drástico cambio que habrá en los establecimientos, tras un mal inicio de año: «Pasamos de una miseria de meses a que, de repente, venga todo el mundo junto».

Se da la circunstancia, señalan desde la asociación santiaguesa, que este año el festival coincidirá con un importante congreso de medicina. «Es una pena que dos grandes acontecimientos como estos coincidan en los mismos días. El año pasado ya tuvimos un alto índice de ocupación por O Son do Camiño. Realmente podríamos volver a hacer muchísimas reservas si no fuera porque muchos hoteles ya están llenos a causa de este congreso y del inicio de la temporada alta».

La asociación espera pasar de un arranque flojo de año, en el que cerca del 70 % de camas estuvieron vacías, a invertir estos porcentajes. «Junio es, generalmente un mes bueno. Es cuando empieza a moverse el Camino», añade Santos, quien reconoce que el festival catapulta la ocupación. «Los compañeros de restauración también lo notan mucho. La ciudad se queda vacía durante los conciertos principales, pero durante el día hay mucho terraceo y mucha actividad por la noche. Es una animación para la ciudad grande», destaca.

La cita musical supone un retorno de más de 12 millones de euros para la ciudad

El impacto económico y social de O Son do Camiño, que el año pasado revolucionó la escena festivalera, es muy notable. La pasada edición generó 850 puestos de trabajo directos e indirectos y el 83 % de los proveedores contratados fueron gallegos. La Xunta calcula que el retorno que tuvo el festival fue de más de 12 millones de euros, de los que se vieron directamente beneficiados Compostela y su comarca. «Este éxito traduciuse nun auditorio abarrotado e confirmou a revitalización do recinto do Monte do Gozo, afondando así na recuperación deste espazo», subrayaba en la presentación del cartel de este año el conselleiro de Turismo e Cultura, Román Rodríguez.

El gobierno autonómico cifró en 84.000 los asistentes (contabilizando a las personas con abono por cada día de festival), pero en esta segunda edición se han vendido 5.000 abonos más que en la primera y todo apunta a que -si la adquisición de entradas sueltas funciona igual de bien- se pueden superar los registros del año pasado, incluido el retorno económico para la ciudad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Hoteles hasta la bandera y con lista de espera para O Son do Camiño