Ricardo López Navarro: «Ignoramos la estrategia de Ryanair con los vuelos de Vigo, seamos prudentes»

El director de Lavacolla defiende el derecho de las aerolíneas a negociar ayudas públicas para tratar de «maximizar sus beneficios»


santiago / la voz

Su función, explica, es garantizar que el aeropuerto está en las mejores condiciones posibles para que los viajeros que lo utilizan se sientan cómodos y las aerolíneas tengan las mayores facilidades para operar. El director de Lavacolla, Ricardo López Navarro, encara el nuevo año con optimismo e ilusionado ante las numerosas reformas que están mudando la fisonomía de la terminal. Eso sí, no da por cerrada una salida de Ryanair de Peinador que dice desconocer, aunque justifica que las compañías se muevan para garantizar su rentabilidad, incluso con subvenciones públicas.

-Venimos del tercer récord anual consecutivo. ¿Está el aeropuerto en su mejor momento?

-En número de pasajeros, sin duda alguna. Estamos por encima de los 2,72 millones de viajeros. Es una excelente noticia, porque significa que hay más posibilidades de viajar desde Santiago. Más aviones, más destinos.

-Pero mantener este nivel de crecimiento costará cada vez más.

-Bueno, nos gustan los retos.

-Pues este año tienen uno bueno. ¿Cómo se presenta?

-Tenemos la ilusión de seguir consolidando este crecimiento. Llevamos cinco años seguidos creciendo. Para una infraestructura como esta es muy importante. Nuestra intención es crecer este año al ritmo del pasado y que ese crecimiento no merme la calidad del servicio. Al contrario, queremos seguir ofreciendo calidad, incluso más cada año.

-Sin embargo, hay una cierta contradicción entre ese momento de expansión que vive el aeropuerto y la cautela con la que están programando las aerolíneas.

-El sector lleva muchos años de crecimiento importante y las compañías están reorganizando sus estrategias. Es normal. Estos años hemos visto algunos problemas en el sector, y las compañías hacen bien en ser prudentes para afrontar los próximos años en las mejores garantías posibles. Pese a ello seguimos creciendo.

-Y eso que no parece que Lavacolla vaya a tener novedades en cuanto a destinos para el verano.

-De momento, no. Pero es importante seguir consolidando el crecimiento. El tener, si no más destinos, más frecuencias semanales, es muy importante, que el viajero tenga oportunidad de viajar y de organizar el viaje como quiera. Un destino con siete frecuencias semanales es un éxito, y los nuestros cada vez tienen más.

-Esta expansión no se entendería sin el bum del tráfico internacional. Pero ahí se observa una desaceleración, que coincide con esa prudencia de las compañías.

-Seguimos creciendo. En el 2018 el exterior superó al nacional.

-Sí, en el cómputo global, pero la caída de ese tráfico en la temporada de invierno evidencia que la asignatura de superar la estacionalidad sigue pendiente.

-Es así, pero la curva de estacionalidad cada vez es más plana. Es difícil, porque la forma de desestacionalizar es traer más turistas extranjeros, porque los nacionales viajamos más en verano. Creo que lo estamos consiguiendo y creciendo mucho en invierno. Estamos en la línea.

-¿Y en qué medida ayudará que Ryanair traiga a Santiago los vuelos que operaba en Vigo?

-Desconocemos la estrategia de Ryanair en ese sentido. Hay que ser prudentes y ver qué es lo que pasa con la aerolínea finalmente.

-La impresión es que las aerolíneas llegan con subvenciones y se van cuando les cierran el grifo.

-Las compañías tienen sus reglas y deciden cómo pueden maximizar los beneficios. El sector tiene la ventaja de que, de un día para otro, una ciudad puede estar conectada con otra a miles de kilómetros. Pero la desventaja de que las compañías deciden y buscan maximizar beneficios.

-El ciudadano ve que se mueven para captar ayudas públicas.

-Se mueven por incrementar sus ingresos al máximo. Puede que una ruta vaya muy bien, pero si hay otro sitio donde pueden poner ese avión y con la misma ocupación pueden vender el billete más caro también se pueden ir. Las compañías hacen bien. Tienen que ser rentables.

-Por algo Santiago ha perdido rutas que funcionaban bien.

-Así es.

-El Concello cree que los vuelos de Londres y Barcelona que Ryanair traerá de Vigo reportarán 140.000 viajeros a Lavacolla. ¿Tiene usted esos números?

-Somos prudentes. Hasta que no tengamos cargada la temporada de verano de Ryanair no podemos valorar. Es pronto.

«Preparamos la terminal para que tenga capacidad para cinco millones de pasajeros»

López Navarro pone en valor las reformas que están en marcha en el aeropuerto, algunas ya operativas, y las posibilidades de crecimiento que le brindarán.

-¿Para qué capacidad quieren preparar la terminal?

-Tenemos distintos modelos para hacer el cálculo de capacidades. Nuestros datos oficiales hablaban de cinco millones de pasajeros. Creo que puede llegar a esa cifra sin problema. Estamos ampliando la capacidad de la zona de filtros de seguridad y si ampliamos esos cuellos de botella vamos a esa cifra sin problema.

-¿Qué les pide el usuario?

-Servicio y comodidad. Estar informado en todo momento y tener cubiertas las necesidades que le puedan surgir dentro de la terminal de la forma más cómoda y rápida posible. Para eso hemos diseñado el plan de comunicación, que incluye desde dar color diferente a cada uno de los diques de embarque. Y estamos reubicando pantallas de información para el pasajero. Además, colocaremos pantallas de gran formato en el acceso a puntos estratégicos. Hemos remodelado y rediseñado los aseos para adaptarnos a las mejores prácticas a nivel mundial. Y triplicado el número de cabinas en los diques de embarque. Al pasajero no le puedes hacer esperar ni debe haber colas en los baños. Además, los seis ascensores serán de alta velocidad. Y estamos habilitando más de 80 plazas de aparcamiento en batería y con un tiempo de cortesía de 15 minutos para que los pasajeros puedan bajar y subir cómodamente del coche sin estrés. También nos reclamaban poder trabajar cómodamente en la terminal, y hemos creado unas zonas de descanso y trabajo que están siendo muy usadas.

-La vieja terminal sigue ociosa.

-No hay novedades relevantes.

-¿No han recibido alguna oferta?

-No.

«El AVE se notará, pero el tráfico aéreo siempre se acaba recuperando»

El director de Lavacolla sostiene que la llegada del AVE beneficiará a la larga al aeropuerto, aunque de entrada incidirá en su tráfico.

-El tren de alta velocidad está cada vez más cerca. ¿Tienen alguna estimación de cómo le afectará al tráfico del aeropuerto?

-La llegada del AVE es un muy buena noticia para los gallegos. Cuanta más conectividad tengamos con Madrid, mejor. Lo que sabemos por otros aeropuertos en los que ha llegado la alta velocidad es que cada vez viaja más gente. Y el tráfico aéreo siempre se acaba recuperando. Por supuesto que se notará. Hay que ser realistas.

-Y bien que lo notaron en el aeropuerto sevillano de San Pablo.

- Pero el número de viajeros con Madrid va a aumentar. Esa es una buena noticia para los gallegos, porque seguro que acaba viajando más gente a Madrid.

-El comité de rutas está clínicamente muerto.

-El comité se convoca periódicamente. Estamos siempre dispuestos a colaborar. El comité hace su trabajo en la sombra y los resultados de los tres aeropuertos están siendo buenos.

-Aunque sin resultados en nuevas rutas. Por cierto, el presidente de la Xunta ha planteado en Miami la posibilidad de un vuelo directo con Galicia para el año santo. ¿Ve ahí una buena opción para que Santiago recupere un enlace directo con América?

-Sería una estupenda noticia.

-Claro. ¿Pero ve opciones reales?

-Tenemos un tráfico muy intenso con América, como demuestra el número de pasajeros indirectos. Estados Unidos es uno de nuestros principales mercados, el internacional que más está creciendo en Santiago, en pernoctaciones, etcétera. Por tanto, no lo veo descabellado.

-¿Cuál es la situación de la terminal de mercancías? ¿Encontraron sustituto para el hueco que dejó Deltacargo?

-Hemos tenido un crecimiento superior al 12 % y es un sector que en los próximos años tendrá un gran auge, sobre todo, ligado a envíos de paquetería.

-Le preguntaba por el caso concreto de Deltacargo.

-Seguimos trabajando. Tenemos reuniones en estos primeros meses del año con empresas que pueden estar interesadas.

-¿Oiga, pero este aeropuerto no iba a llamarse Rosalía de Castro? ¿Tiene para mucho ese cambio?

-Pues sigue en marcha. Se están haciendo todos los trámites administrativos y va todo por el buen camino.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Ricardo López Navarro: «Ignoramos la estrategia de Ryanair con los vuelos de Vigo, seamos prudentes»