Las visitas al pórtico de la Gloria se redujeron en una cuarta parte respecto al verano

Hay una media de 300 por día en las guiadas y las de acceso libre siguen sin llenarse


Santiago / La Voz

Hace unos días se cumplió el primer mes del nuevo sistema de visitas al pórtico de la Gloria, del que disfrutaron 11.700 personas. A diferencia del verano, cuando había barra libre para ver la joya patrimonial del románico, en esta segunda fase de visitas se combinan las rutas guiadas (de pago y más extensas) con las gratuitas (de 15 minutos como máximo) que venían realizándose hasta ahora. Según los datos facilitados por la Fundación Catedral, el acceso al monumento esculpido por el maestro Mateo se redujo en esta fórmula combinada a una cuarta parte respecto a la época estival. De los 1.400 visitantes al día que tuvo de media en agosto, se ha pasado a unos 330.

Desde que el 2 de enero el Pórtico se reabrió al público en general, hasta el día 5 de este mes, adquirieron entradas para verlo 9.366 personas, a las que se suman otras 1.127 que acudieron en el marco de visitas escolares u otras de tipo divulgativo -de asociaciones culturales, principalmente-. Es decir, bajo el método de pago, participaron cerca de 10.500 visitantes (unos 300 al día) en las rutas conducidas y explicadas por personal especializado.

Su mayor duración -los guías profundizan en la historia y significado de la obra- supone renunciar al acceso de más grupos para que los que entran salgan con una idea más formada de lo que han visto y de las labores de restauración llevadas a cabo en los últimos años para recuperar parte de la policromía original. En este sentido, desde la catedral compostelana destacan la «alta satisfacción de los que realizan la visita guiada, ya que son muchas las personas que nos felicitan por la alta calidad de las mismas y la profesionalidad de los guías».

Mientras que la reserva de las visitas guiadas al Pórtico suele llenar el cupo (25 personas), bajo el sistema gratuito es habitual que sobren invitaciones. De hecho, de los 2.650 pases reservados para la entrada libre en la modalidad exprés (no guiada) sobraron más de la mitad. Solo se distribuyeron 1.212.

¿Temporada baja o desinterés?

Para el público en general había disponibles 1.500 entradas, de las que se llegaron a recoger 539 (el 36 %). Para los peregrinos que llegan cada día a la ciudad, se ofertaban otras 750, de las que se disfrutaron 480 (el 64 %). Y, finalmente, para los compostelanos empadronados había 400 y se demandaron 193 (el 48 %). Aunque los grupos gratuitos para ver el Pórtico siguen sin llenarse y no se llegó a cubrir la mitad del cupo disponible, no es algo que sorprenda a la Fundación Catedral: «Entra dentro de lo normal para estas fechas. Enero y febrero es la temporada más baja del año en turismo, con diferencia».

«Me supo a poco, ahora iré a la visita gratuita»

e. araújo

Visitar el pórtico de la Gloria merece cualquier cola. Y pagar diez euros, casi también. Estas son las opiniones generalizadas entre los primeros grupos de personas que ya vivieron esta experiencia, aunque hay excepciones, que en ningún caso tienen que ver con la belleza del Pórtico ni con el resultado de la minuciosa restauración. La visita guiada tiene una duración media de 45 minutos, a priori suficientes para disfrutar de la exposición de fotos y del conjunto mateano, pero no siempre es así. «Me supo a poco, ahora iré a la visita gratuita», afirma Isabel A. Sánchez, que reservó entrada el pasado sábado para ver el resultado de la restauración con su hermana María y su cuñado Alberto Mera. «Lo que me da pena ahora es que ya no puedes entrar a la Catedral como hacíamos siempre ni disfrutar de la vista del Obradoiro desde las escaleras», se lamenta. Con la visita gratuita quiere aprovechar el tiempo para contemplar el conjunto escultórico a su aire y detenerse en la exposición. Al igual que su hermana, cree que disfrutar de este legado del maestro Mateo debería ser gratuito, una opinión que no es unánime. «Yo creo que está bien pagar entrada», le rebate su primo José A. Rodríguez, uno de los primeros compostelanos en ver el Pórtico con el nuevo sistema de visitas guiadas: «Y no me importaría volver, porque a mí también se me hizo corta». Lo visitó con su hermana María, enamorada del resultado. «Me gusta sobre todo la escultura antigua. Vi el Pórtico cuando tenía los andamios . Y ahora quedó espectacular», dice esta. También repetirá.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Las visitas al pórtico de la Gloria se redujeron en una cuarta parte respecto al verano