Santiago

Cumpliendo plazos y con una sintonía institucional memorable para los tiempos que corren. Con estas dos inusuales circunstancias se ha inaugurado el acceso de la AP-9 que conecta directamente la autopista con la Cidade da Cultura y que también ofrecerá una mejor conectividad urbana a los barrios de Fontiñas y Sar. En rigor, la actuación se programó hace 16 años, cuando se incluyó por primera vez en un plan viario de Compostela diseñado por la Xunta con Feijoo como conselleiro de Política Territorial, pero no hubo respaldo económico en los presupuestos del Estado hasta los pasados ejercicios. El 18 de abril del 2018 se ponía la primera piedra y, cumpliendo con el calendario, los 1.854 metros de viales quedaron abiertos a las 14 horas de hoy viernes. Un ministro, Rafael Catalá (PP), la impulsó; otro, Íñigo de la Serna (PP), la puso en marcha; y un tercero, José Luis Ábalos (PSOE) firmó la entrega de una infraestructura que se ejecutó sobre terrenos autonómicos. Esta capacidad de entendimiento y de poner el «interés general» de los ciudadanos por encima de los intereses políticos sirvió al delegado del Gobierno para felicitarse por una actuación que tuvo un coste 3,5 millones de euros, a los que hay que añadir 500.000 euros en expropiaciones.

El alcalde compostelano, Martiño Noriega, se congratuló por una conexión «importante» para el complejo cultural y administrativo, pero también para dos barrios muy habitados de Santiago, y destacó el cumplimiento institucional de plazos. El presidente de la Xunta, por su parte, indicó que se trata de una infraestructura «perseguida de forma insistente» por su Gobierno porque «es fundamental para que desde hoxe sexa realmente a Cidade da Cultura de Galicia». Se refería a que el complejo quedará conectado en «minutos», en menos de una hora con carácter general con cualquier ciudad de la comunidad. «Era fundamental finalizar esta infraestructura para entregar aos galegos unha Cidade da Cultura que funcione», indicó el líder gallego, quien aprovechó su intervención para reivindicar el enlace orbital, comprometido económicamente para el 2018, y la finalización de la autovía Lugo-Santiago con vistas al Xacobeo.

En lo que se refiere a cuestiones técnicas, la obra supuso la construcción de una nueva glorieta, la ampliación de otras dos y un movimiento de tierras de 162.000 metros cúbicos. Se plantaron 2.700 plantas y árboles y se colocaron 300 metros cuadrados de carteles que se reparten en 110 señales de tráfico que identifican este acceso como el indicado para acceder al Gaiás y a «Santiago centro». Una vez alcanzadas estas rotondas a la altura de la Cidade da Cultura, para entrar o salir por este nudo es necesario atravesar la avenida de Manuel Fraga, y ya en la rúa Diego Bernal, frente al Multiusos, se han instados dos pequeños indicadores para distribuir el tráfico entre el barrio de Sar y Fontiñas. 

El Concello de Santiago, que un principio pensó que debería diseñarse un plan de tráfico para esta zona viaria, ha decidido esperar a comprobar cómo funciona la circulación en estas primeras semanas para tomar alguna determinación al respecto. Raxoi también confía en que la presencia policial habitual sea suficiente para dinamizar el tráfico en las jornadas en las que haya eventos deportivos o de espectáculos en el Gaiás o en Multiusos de Sar.  

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Abierto el enlace de la AP-9 con el Gaiás y los barrios de Fontiñas y Sar