Rehabilitaciones jacobeas en el aire

La puesta en valor en el Camino Francés del puente medieval de Furelos, en Melide, y de la antigua Casa de Correos de Arzúa esperan autorizaciones autonómicas


melide / la voz

No con la Iglesia, pero sí con la burocracia. La decena de proyectos que en 2105 se anunció financiaría el Ministerio de Fomento para poner en valor construcciones emblemáticas en los concellos gallegos que, hasta Santiago, vertebra el Camino Francés se toparon con los obstáculos y la demora administrativa para prosperar. Entre esas edificaciones figuran el puente medieval de Furelos, en Melide, y la antigua Casa de Correos de Arzúa.

Ninguno de los dos proyectos de rehabilitación -al igual que los ocho restantes- se ejecutó aún y el plazo previsto por el departamento ministerial para concluirlos se alcanzó el verano pasado. Julio de 2018 fue la fecha señalada en el cronograma establecido cuando, a finales de diciembre de 2016, los alcaldes conocieron las propuestas ganadoras del concurso de ideas que, un año antes, había convocado Fomento para desarrollar las intervenciones. Al margen de ese calendario, hay un compromiso posterior, según el que «estes proxectos teñen que estar rematados para o 2021», apunta el alcalde de Arzúa, José Luis García.

El caso es que en cuestión de meses, las propuestas de restauración que se impusieron en aquel concurso de ideas se plasmaron en proyectos que todavía están pendientes de reunir todos los permisos necesarios para su licitación. Después de dos años, al proyecto para intervenir en el puente medieval de Furelos le resta por obtener la autorización de Augas de Galicia, perceptiva porque la actuación se ejecutará en el entorno del cauce fluvial de igual nombre que el núcleo jacobeo. La alcaldesa de Melide, Dalia García Couso (PP), confía en que el visto bueno del organismo adscrito a la Consellería de Infraestruturas e Mobilidade no se demore más allá de dos meses, toda vez que «non se vai modificar nada porque a intervención non afecta ao leito do río», apunta. El proyecto inicial hubo que adaptarlo a las exigencias de la Dirección Xeral de Patrimonio, que, según apunta la regidora melidense, rechazó la iluminación nocturna que se había planificado para el puente, así como el mirador previsto con vistas a la estructura del siglo XII. Sí se mantiene la idea original de «recuperar o máis fielmente posible a imaxe orixinal da ponte», indica Dalia García.

Propiedad del Xacobeo

Y el permiso de Patrimonio es lo que le falta al proyecto para rehabilitar la vieja oficina postal de Arzúa, un inmueble tradicional del año 1800, ubicado en el centro histórico de Arzúa, a dos pasos del Camino Francés. De hecho, el inmueble, adquirido por el Xacobeo en 2007, se recuperará para usos vinculados con el itinerario de peregrinaciones, según indica el alcalde arzuano. José Luis García precisa que, en marzo del año pasado, Patrimonio informó negativamente el proyecto, que se modificó de acuerdo con los criterios de esa dirección xeral de la Consellería de Cultura, que ya lo recibió de vuelta con las pertinentes modificaciones. Así, el regidor afirma que «requirimos ao Xacobeo que faga as xestións oportunas en Patrimonio para que acelere este proceso debido ao estado ruinoso no que se atopa o inmoble, que contrasta nunha zona totalmente rehabilitada».

La inversión estatal para las actuaciones, otra incógnita más

 

 

A la decena de proyectos para recuperar construcciones históricas en el trazado gallego del Camino Francés no solo les faltó diligencia burocrática, y, si bien la dilación administrativa constituyó un lastre para su ejecución, no menos la falta de la inversión necesaria para ejecutarlos. Cuando en 2015 se anunció que el Ministerio de Fomento financiaría el conjunto de las actuaciones, trascendió como presupuesto necesario para materializar el paquete de proyectos la cuantía de 2 millones , aproximadamente, de 500.000 euros para la rehabilitación del puente medieval de Furelos, y de 450.000 para la Casa de Correos de Arzúa.

Y es que los diferentes proyectos se licitan de manera individualizada y para iniciar ese trámite previo a la adjudicación de las obras es preciso tener autorización expresa del Ministerio de Hacienda, según la información que le facilitaron al alcalde arzuano, José Luis García López, en Fomento, desde donde también le indicaron que «a licitación se faría complicada se non se aproban os orzamentos», se hace eco el regidor independiente. La inversiones necesarias para ejecutar los proyectos están así en el aire, al igual que está el que vayan a concluirse para la fecha comprometida: el año santo de 2021.

Ya en los últimos años, la prórroga de los Presupuestos Generales del Estado «retardou moito os proxectos», reconoce la alcaldesa de Melide, Dalia García Couso, que critica la propuesta presupuestaria del actual Gobierno Central porque no consigna la inversión precisa para Furelos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Rehabilitaciones jacobeas en el aire