Infinita capacidad de superación


Hasta la fecha, Blanca Millán no ha dejado de subir peldaños en el baloncesto y en los estudios, porque siempre ha tenido las ideas claras, voluntad de progresar y humildad para no descarrilar.

Este verano le tocó lidiar con una decepción. Se vio fuera de la convocatoria de la selección sub 20 que ganó el oro en el Europeo. Sorprendió, después de su enorme temporada en la Liga Universitaria y de que dos compañeras que empezaron con ella la singladura en Maine, Naira Cáceres y Laia Solé, sí entrasen en la lista pese a pasar un año en blanco, después de dejar el equipo. Con la concentración ya empezada, fue reclamada para cubrir una lesión. Acudió. Pero no pasó el último corte. Y, lejos de quejarse, empezó a preparar la nueva temporada en Maine. Por eso está donde está, porque le gusta el baloncesto, tiene condiciones y un deseo de mejorar insaciable. En su caso, querer es poder.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Infinita capacidad de superación