El Rey, sobre el Pórtico: «Una maravilla»

Felipe VI se ha interesado por el volumen de trabajos que quedan por hacer en la basílica

;
El Rey visita las obras de la Catedral y se muestra «maravillado» con el Pórtico Felipe VI presidió un acto de finalización de los trabajos de restauración de la fachada y las torres

Santiago

«Una maravilla». Así contestaba Felipe VI a si le había gustado el pórtico de la Gloria. El Rey visitó esta mañana tanto la obra cumbre del maestro Mateo como el resto de trabajos que se han llevado a cabo en las torres y la peineta de la basílica, una visita q culminó en las cubiertas catedralicias bajo la insistente lluvia.

El responsable de las obras explicó pormenorizadamente los complejos trabajos que se han llevado a cabo en la fachada occidental para terminar con los problemas de humedad, las filtraciones, la fractura de elementos decorativos, la pérdida de estabilidad o funcionalidad de elementos arquitectónicos y otras patologías que generaban daños y deterioros notables: acumulación de sales, biodeterioro, morteros inadecuados o ausencia de juntas y elementos que garantizan la escorrentía del agua, masiva presencia de especies vegetales dañinas...

Felipe VI se ha interesado también por el volumen de trabajos que todavía quedan por acometer en el templo, que está inmerso en el proceso de limpieza y protección del Pórtico necesario para continuar con las obras, que se centran ahora en las cubiertas de la cabecera de la Catedral y las capillas de la girola. El año próximo arrancarán las actuaciones en el claustro de la Catedral y en las cubiertas de la nave central y crucero. Lo cierto es que lo más probable, a la vista de como avanzan las actuaciones, es que las visitas guiadas al Pórtico se retrasen a diciembre.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
19 votos
Comentarios

El Rey, sobre el Pórtico: «Una maravilla»