La oposición fuerza la retirada de la propuesta de los pisos turísticos

Irá a pleno en noviembre, tras tratarla con la oposicón, igual que la comisión del agua


santiago / la voz

Compostela Aberta (CA) recibió ayer sendos reveses con los dos asuntos de mayor calado que debía abordar el pleno. Con la crítica de fondo por la falta de diálogo, populares, socialistas y nacionalistas recordaron a Martiño Noriega la posición minoritaria de su grupo al rechazar en bloque la creación de una comisión para valorar la forma más sostenible y eficiente de gestionar el servicio del agua, entre las que se estudiará la municipalización.

Sin embargo, no fue ese compromiso electoral de CA, sino la composición de la comisión que ha de valorar las alternativas, lo que unió a toda la oposición para pedir que el tema quedase sobre la mesa y tumbarlo después, ante la negativa del alcalde. Noriega afeó a la oposición que no plantease esa retirada en la junta de portavoces de la mañana, en la que sí se vio, y aceptó, esa petición para la modificación puntual del Plan Especial (PE) del casco viejo que dejaría en situación irregular los pisos turísticos.

Con el PP ya posicionado en contra y sin tener garantizado respaldo suficiente entre los demás grupos (pese a que la iniciativa finalmente no precisa mayoría absoluta), el gobierno aceptó la retirada del punto turístico para iniciar conversaciones con una oposición que en los últimos días reclamó una solución para los pisos con autorización de la Xunta y la apertura de diálogo en el seno de la corporación. También con el sector, para el que demandan un tratamiento diferenciado frente a los hoteles y apartamentos turísticos de gestión empresarial.

La iniciativa de retirar ese asunto del debate plenario partió del BNG, que con anterioridad había formulado una enmienda, informada negativamente por cuestiones técnicas. En cualquier caso, la petición nacionalista hacía inviable que votase a favor de la propuesta de CA en el pleno o que incluso optase por una abstención, si esta facilitaba la aprobación del punto. Pero ni su abstención serviría a CA si el PSOE votaba en contra, como el PP, que considera que juridicamente lo más seguro es que la modificación afecte a los hoteles y apartamentos turísticos «e queden fóra as vivendas turísticas, que foron reguladas con posterioridade», defiende Agustín Hernández.

La prohibición de nuevos usos hoteleros vence el 25 de noviembre y si antes no se aprueba la modificación puntual del PE no se podrá abrir nueva moratoria hasta dentro de cuatro años, por lo que la cuestión volverá de nuevo a pleno el próximo mes.

«Blanquear o mandato»

También habrá de volver la propuesta para el estudio de la gestión del agua. CA considera que es momento de reflexionar sobre «o máis conveniente para o Concello despois de 34 anos de concesión». El PP considera que a estas alturas, ese estudio solo vale para «blanquear o seu mandato» y cuestionó, como los demás grupos, la conformación de esa comisión. Todos entienden que requiere más técnicos, tanto municipales como externos, e invitaron al gobierno a abrir contactos para tratar de consensuar su composición. Para el BNG, que apoyará «sen fisuras» la municipalización del servicio, no es de recibo, sin embargo, que «se traia sen consensuar» la comisión. «Así non nos vale», dijo Rubén Cela, tras pedir que quedase sobre la mesa, que «se fagan as cousas ben» y que se explicase a los trabajadores (algunos presentes) cuál será su situación. PSOE y BNG se sumaron después de cuestionar igualmente una comisión que Duro defendió: «Estamos facendo os pasos que di a lei». Noriega cerró el debate defendiendo que no se puede «estigmatizar» la gestión directa, ante la que sempre «saltan todas as alarmas e vostedes saberán por que», dijo excluyendo al BNG.

Noriega ficha al mismo interventor que Ángel Currás para sustituir a Inmaculada Viñas

El Ayuntamiento tiene nuevo interventor después de que la viceinterventora asumiese el cargo de forma interina en los últimos seis meses, tras la dimisión de la anterior titular del cargo, Inmaculada Viña. Incorporado en comisión de servicios, el nuevo responsable de la Intervención municipal no es precisamente una cara desconocida en Raxoi. Porque Juan Ramón González Carnero ya ejerció ese cargo en el mandato pasado, también en comisión de servicios. Gobernaba entonces Ángel Currás. Curiosamente, Carnero fue llamado en el 2012 para cubrir la vacante que había dejado la propia Viña, tras ser apartada por Conde Roa. Carnero, a su vez, llegó a Santiago después de que lo defenestrase Abel Caballero del mismo cargo en Vigo. Con plaza en esa ciudad, desde enero estaba en Fuengirola.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La oposición fuerza la retirada de la propuesta de los pisos turísticos