El gobierno lleva al pleno la iniciativa para estudiar la nueva gestión del agua, cuya concesión concluye en el 2019

Compostela Aberta no quiere concluir el mandato sin iniciar la tramitación


santiago / la voz

Compostela Aberta no quiere concluir el mandato sin iniciar la tramitación, o al menos el estudio, que ha de determinar si es posible la remunicipalización de la gestión del agua, el principal objetivo de la política de recuperación de prestación directa de servicios que defiende la formación de Martiño Noriega. La grúa y la ORA se cruzaron en sus planes remunicipalizadores a raíz de la sentencia que anuló la concesión en el 2011 a Setex Aparki, pero ni era esa una prioridad ni un servicio que tuviese en mente Compostela Aberta para un mandato que está a punto de concluir y en el que su programa electoral sí apuntaba a la recuperación de la gestión del agua, ahora mismo concesionada hasta la primavera del 2019.

Y poner en marcha la tramitación es prácticamente lo único a que dará tiempo en lo que resta de mandato, si el pleno determina mañana, como pretende el gobierno, el inicio del expediente para determinar la forma más sostenible y eficiente de gestionar los servicios de abastecimiento, saneamiento y depuración de aguas residuales. Porque los estudios precisos se encargarán por mandato de la comisión cuya creación habrá de determinar también la corporación.

Integrada por técnicos de las áreas de Urbanismo, Contratación, Facenda y Asesoría Jurídica, además de representantes del gobierno y de los tres grupos de la oposición, la comisión asumirá la elaboración de la memoria justificativa sobre la que se habrá de basar la decisión sobre la futura gestión de todo el ciclo de tratamiento del agua en la ciudad.

Este será, sin duda, uno de las temas fuertes del debate corporativo junto con el de la aprobación definitiva de la modificación puntual del Plan Especial del casco viejo para mantener la paralización de las licencias para alojamientos turísticos.

El contrato con Viaqua vencerá en mayo del 2019, en pleno período electoral, después de que en 1998 se produjese una modificación en las concesiones de los servicios de agua, depuración y alcantarillado, los tres en manos de Viaqua (entonces Aquagest) y con fecha de vencimiento en mayo del 2007. Aquagest propone financiar con tres millones de euros las obras más urgentes del estudio que el Ayuntamiento le había encargado para alcanzar el saneamiento integral en el municipio, un objetivo que la adjudicataria cifraba entonces por encima de los 53 millones de euros.

Esa propuesta dio lugar finalmente a la asunción de gastos por prácticamente 16 millones por parte de Aquagest para asumir nueva obra, afrontar el gasto de inversiones ya producidas y financiadas con créditos por el Ayuntamiento y colaborar con el Auditorio para la capital europea de la cultura. El gasto de la firma sería a cuenta de los excedentes del período de concesión que, de no mediar esa financiación, habrían de revertir en el Concello. Aunque la concesionaria solicitó que la prórroga de la concesión se prolongase hasta el 2022, Raxoi fijó en el 2019 el plazo en el que se alcanzaría el equilibrio financiero derivado del acuerdo.

53.249.000 €

Saneamiento

Inversión que Aguagest valoraba en 1998 para alcanzar el saneamiento integral.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El gobierno lleva al pleno la iniciativa para estudiar la nueva gestión del agua, cuya concesión concluye en el 2019