Lavacolla remonta la caída del verano con el mejor septiembre de su historia

Aumentó 13.000 viajeros el mes pasado después de perder 10.000 entre julio y agosto


santiago / la voz

El aeropuerto de Santiago crece este año de forma distinta al anterior. El récord del 2017 lo cimentó sobre un ascenso sostenido, con resultados de tráfico que mejoraron mes a mes los del 2016. En cambio, en este ejercicio está alternando las subidas con significativos batacazos. Sus números de septiembre contribuyen a perfilar con nitidez los contornos de esa montaña rusa. Después de un verano aciago en el que Lavacolla perdió, entre julio y agosto, 10.000 viajeros respecto a los mismos meses del 2017, la terminal compostelana ha logrado remontar al cerrar septiembre con 13.351 usuarios más de los que atendió el año pasado.

De nuevo, es el tráfico doméstico el que sigue propulsando al aeropuerto hacia un nuevo récord. De los 257.522 pasajeros de vuelos comerciales operados en septiembre (un 5,5 % más que en el 2017), 186.411 corresponden a conexiones nacionales (1.374 trayectos), frente a 71.111 de las exteriores (552 enlaces). Esta tesitura representa un cambio en relación al 2017, cuando fue el tráfico internacional el que tiró de los resultados de Lavacolla. Además, también gana terreno el tránsito de mercancías, con un aumento del 13,8 % en las toneladas transportadas hasta septiembre.

Hacia un nuevo techo

Aunque lo más relevante de estos datos es su contribución a afianzar a Lavacolla en la senda de romper otra vez su techo histórico. En los nueve primeros meses del año han pasado por la terminal 2,09 millones de pasajeros. Son 64.594 más de los que figuran en el acumulado de enero y septiembre del 2017, que equivalen a un repunte del 3,2 %.

Estos números, a falta de un solo trimestre para rematar el año, garantizan prácticamente que Lavacolla volverá a batir su propio récord por tercer ejercicio consecutivo. Y lo hará a pesar de que las expectativas para la inminente temporada de invierno no son las mejores. En el plano internacional, Santiago perderá dos conexiones regulares con Londres (operada por Vueling) y Milán (EasyJet), y no incorporará ninguna nueva respecto al invierno pasado. Solo tendrá el alivio puntual que puedan aportar los vuelos chárter en las vacaciones navideñas. Y en cuanto al tráfico doméstico, los refuerzos se limitarán a cuatro frecuencias semanales más con Madrid.

Más información en la página 11 de la sección Galicia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Lavacolla remonta la caída del verano con el mejor septiembre de su historia