Los jabalíes destrozan hectáreas de maizales de Bando y Lavacolla

Los agricultores defienden que la solución pasa por extender las batidas a los terrenos del antiguo campo de tiro

Los jabalíes se comen hectáreas de maizales en Santiago El festín es diario en plantaciones de Bando, Vilamaior y Lavacolla. Este año los ataques han comenzado con un mes adelanto respecto a lo habitual

santiago / la voz

Con casi un mes de adelanto respecto a otros años, los jabalíes comenzaron a darse un festín diario en las plantaciones de maíz de Bando, Vilamaior y Lavacolla. En una de ellas comieron algo más de media hectárea, y en las otras los ataques diarios hacen temer lo peor a Santiago Rey, ganadero con una explotación de 250 cabezas: «A miña é a única actividade da casa. Por aquí hai máis explotacións, pero a xente ten outros traballos. Eu so teño isto. Cando o porco entra, as perdas en alimento son altas».

Este año, a diferencia de lo ocurrido en otras temporadas, la Xunta está autorizando con mayor celeridad las batidas, pero, lamenta Rey, «non sirve de nada». En la zona hay dos cotos, pero los cazadores no pueden entrar en el otro, lo que supone que «se o porco cruza dun lado a outro, xa non fan nada. E o peor de todo está nos terreos do campo de tiro, que son de protección de fauna. Ninguén pode cazar alí. Os xabaríns vanse alí, e acabouse. Esa zoa ten que estar chea de eles». Opina que la clave está en dejar cazar en los terrenos del antiguo campo de tiro, para mantener controlada la población de jabalíes.

Por las huellas que dejan en las pistas y plantaciones, Santiago Rey está seguro de que son varios grupos con muchos cerdos pequeños. Los ataques a las plantaciones empezaron este año mucho antes de lo habitual debido al clima, y en las primeras entradas comieron las mazorcas en plena formación. En los últimos días, los jabalíes están devorando un grano aún lechoso, al que le falta entre 15 y 20 días para poder ser cosechado. Precisamente, esto es lo que más preocupa al ganadero. «Aínda teñen 20 días para seguir a comendo». Un problema añadido es que cuando se coseche habrá que «levantar a máquina para que non colla o que está podre no terreo, porque os ataques fan que colla fungos, que pode estragar toda a colleita. As perdas do que comen, súmalle o que teño que tirar». La única ayuda la recibió hace ya unos años: 200 euros que no cubren los daños.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Los jabalíes destrozan hectáreas de maizales de Bando y Lavacolla