El peor verano en Lavacolla en cuatro años

El aeropuerto sigue marcando un año de récord, pero se resiente de su conservadora programación estival


santiago / la voz

El revés estival de Lavacolla es la crónica de un pinchazo anunciado. Después de cerrar los primeros cinco meses del año con unos resultados deslumbrantes que prolongaron la coyuntura alcista sobre la que cimentó un nuevo récord de viajeros en el 2017, el aeropuerto comenzó a mostrar signos de estancamiento. Esa desaceleración quedó maquillada en junio por las decenas de vuelos que fueron desviados a Santiago desde A Coruña y, sobre todo, desde Vigo, con motivo de la desactivación del dispositivo antiniebla ILS en Peinador. Pero afloró con nitidez en los balances de julio y agosto. En el primero de los meses centrales de la temporada estival, Lavacolla perdió 6.000 pasajeros en relación a julio del 2017; y en agosto, prácticamente 4.000.

Son los números del que es el peor verano de la terminal compostelana en los últimos cuatro años. Porque los 533.317 usuarios que atendió en julio y agosto empeoran las cifras del 2017 (543.451), 2016 (538.300) y 2015 (536.151). El retroceso de agosto tampoco es nuevo, porque ya se dio el año pasado. Aunque esta vez cambia el contexto, definido por una programación conservadora de las aerolíneas. En el 2017 el recorte se localizó en los turistas extranjeros, pero esta vez descienden los nacionales. En agosto pasaron por Lavacolla 7.000 pasajeros menos de vuelos domésticos (188.107 en total). En cambio, los que llegaron en conexiones internacionales fueron 2.300 más (78.576), que ayudaron a mitigar el tropiezo del aeropuerto en el mes pasado.

Pero en estos resultados hay un factor adicional que no se puede pasar por alto. Se trata del impacto de las huelgas sucesivas de pilotos, que este verano alteraron los planes de miles de clientes de Ryanair, también en Santiago.

Y pese a todo, el acumulado de los viajeros que pasaron por el aeropuerto en los ocho primeros meses lo mantiene con opciones de elevar algo más el techo histórico que alcanzó en el 2017. De hecho, los 1,83 millones que suma en lo que va de ejercicio mejoran en 51.000 usuarios la cifra del año pasado, un 2,9 % más. Es un dato positivo, pero no tanto, si se tiene en cuenta que ese saldo superaba a finales de junio los 60.000 pasajeros. Queda por ver si Lavacolla será capaz de corregir el rumbo y volver a la senda del crecimiento, o de moderar su caída y conservar un colchón que le brinde otro récord.

Más información en la página 12 de la sección Galicia.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El peor verano en Lavacolla en cuatro años