La demanda de alojamiento en las pensiones creció en agosto en Santiago y gana terreno a los hoteles

El mes de agosto deja una diferencia de casi cuatro puntos a favor de los alojamientos más modestos

.

santiago / la voz

Las pensiones han ganado terreno a los hoteles este verano. Porque más allá de la clara diferencia de planta entre una y otra modalidad de alojamiento, mientras la ocupación porcentual de las primeras ha crecido en julio y agosto, la de los segundos ha mermado en la comparativa de ambos meses con los del año anterior. Hasta el punto de que agosto ha dejado una diferencia de prácticamente cuatro puntos a favor de los alojamientos más modestos, que arrojaron una ocupación media del 88,49 % (1,23 puntos más que el mismo mes del pasado año), mientras que la de los hoteles se quedó en el 84,6 %, justamente dos puntos por debajo de la del 2017.

Sin embargo, y siempre en comparativa con el año anterior, los establecimientos hoteleros venían de cerrar julio con un 73,02 %, cediendo exactamente cinco puntos sobre el nivel de ocupación de doce meses antes. Sin duda, esa diferencia relativiza hasta cierto punto la caída de agosto con respecto al mismo mes del 2017, después de levantar casi 12 puntos el resultado del último julio.

Los coletazos de la crisis todavía se evidencian en la actividad del sector. El turismo nacional sigue siendo mayoritario (el 57 % en agosto), si bien es el que apuesta también en mayor medida por las pensiones: el 62,35 % el último mes. Los españoles imperan igualmente en los hoteles, aunque en este caso la diferencia con los extranjeros ya se recorta de forma importante. Los clientes con pasaporte no nacional ya rozan en este caso el 43 %, según los datos de la Asociación Hostelería Compostela.

El sector sitúa las previsiones para este septiembre por encima del 70 %, con las pensiones igualmente por delante, aunque en este caso prácticamente en un empate técnico con los establecimientos hoteleros de la ciudad. Cuando se acerca el ecuador del mes, para estos se augura en Santiago una ocupación media del 72,9 %, mientras que las pensiones alcanzarían el 73,04 %.

En ambos casos son proyecciones que se alejan de los datos que la actividad del sector dejó el pasado año. Porque si septiembre concluía entonces con una ocupación del 85,61 % en las pensiones, los hoteles lo hacían por encima, con un 87,3 %.

Pero no es el turismo nacional el que anima en mayor medida la actividad hotelera durante todo el año. En el mayo pasado se dio el mayor desequilibrio en los datos de procedencia de los visitantes. Con un 76,33 % de ocupación media, los hoteles tuvieron el mes más políglota. Los extranjeros sumaron entonces el 80 % de su clientela. En las pensiones, con un 80,23 % de ocupación, los foráneos fueron el 70 %.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La demanda de alojamiento en las pensiones creció en agosto en Santiago y gana terreno a los hoteles