Los mayores de Santiago, los que menos rechazan la vacuna de la gripe

El Sergas llamó a su domicilio a más de 4.000 vecinos que no tenían pensando protegerse, y el 17 % aceptaron hacerlo


Santiago / La Voz

La gripe se cobró el pasado invierno en Galicia más de 250 vidas. Y es que, aunque parece una enfermedad banal, en las personas que tienen factores de riesgo puede convertirse en una patología grave. Pese a ello, hay ciudadanos que rechazan la vacunación. Desde hace un par de años, y para elevar esta cobertura, el Sergas llama a los mayores de entre 65 y 74 años que tras el primer mes de campaña de la gripe ni estén vacunados ni hayan pedido cita para hacerlo. El invierno pasado el personal de enfermería de los centros de salud del área de Santiago realizó más de cuatro mil llamadas, y 670 vecinos acudieron finalmente a ponerse la vacuna, casi el 17 %.

La lectura menos optimista es que 3.400 rechazaron hacerlo. Pese a este bajo porcentaje, el área sanitaria de Santiago es la que tiene una menor tasa de negativas. Aunque el 83 % de los mayores rechazaron vacunarse en esta área, en la de Vigo, por ejemplo, la cifra se acercó al 87 %.

Además de llamadas personales, los profesionales sanitarios también informan a los grupos de riesgo de la importancia de esta vacuna cuando el paciente acude a la consulta. En ese caso las negativas son mucho menores, y Santiago aparece como la segunda área que menos rechaza esta protección, un 3,96 %, frente al casi ocho de Pontevedra.

El principal colectivo al que se dirige la vacunación de la gripe es el de los mayores de 65 años. El Sergas se propuso como objetivo llegar al 65 % de todos ellos, pero en el área de Santiago solo se inmunizaron el 57,72, un punto más que la pasada temporada, pero, eso sí, por debajo de la media gallega. Ourense es el área sanitaria en la que un mayor porcentaje de mayores se vacunan, más de un 62 %, mientras que Vigo, con siete puntos menos, es la que se presenta las cifras más negativas.

A mayor edad, más tendencia a protegerse frente a la gripe. Así, el colectivo que más se vacuna es el de los mayores de 75, mientras que el que menos lo hace es el que tiene entre 60 y 64 años. En Santiago lo hicieron uno de cada cuatro vecinos del área sanitaria, aunque la gerencia logró elevar tres puntos las tasas de vacunación en este grupo de edad.

Si los mayores son la diana principal, hay otro grupo prioritario para las administraciones: el personal sanitario. Y es que no solo son un colectivo esencial de trabajadores, sino que es fundamental que se protejan de la gripe para no transmitirla a los pacientes, que muchas veces tienen múltiples factores de riesgo que podrían acarrear complicaciones. En el caso de los trabajadores de la gerencia de Santiago, casi el 44 % se vacunaron el pasado invierno frente a la gripe, muy por encima de la media gallega. De hecho, se alcanzó el objetivo que se marcó el Sergas a principio de temporada, un 40 %.

Esta vacunación varía en función del nivel asistencial y de la categoría. Así, los más proclives a dar ejemplo y a protegerse del virus de la gripe con la vacuna son los sanitarios de atención primaria, pero mientras en los centros de salud se inmuniza en mayor medida el personal de enfermería, en los hospitales lo hacen más los facultativos que sus compañeros enfermeros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los mayores de Santiago, los que menos rechazan la vacuna de la gripe