«Al caballo debes adaptarte tú, no él»

Martín Ochoteco impartió un curso de doma basado en la conexión y la armonía con los equinos


santiago / la voz

Tener un animal implica mucha responsabilidad. Y si se trata de un caballo hay que tener otras muchas cualidades. Entre ellas, preocuparse por conocerlo. Este es el primer consejo de Martín Ochoteco, conocido en todo el mundo por aplicar una técnica de doma sin violencia basada en la armonía y la conexión con el animal.

«Al caballo hay que entenderlo y tienes que saber que al caballo debes adaptarte tú, no él, que es el que tiene que estar cómodo», explica Ochoteco mientras descansa de una sesión de trabajo con Zafra, una yegua de catorce años que se relame todo el rato. Quizá lo hace porque Ochoteco le ha sacado el filete, la pieza cilíndrica que se le mete en la boca a los equinos para sujetarles las bridas y que a ella la traía por la calle de la amargura. El domador la ha sustituido por un sistema de riendas corredizas con unas poleas con las que puede dirigirla, siempre con suaves movimientos de su cuerpo en armonía con el animal, al que consigue parar con su voz.

Su técnica también sirve para «sacar mañas», que no es otra cosa que malos hábitos a la hora de montar. «Yo trabajo entendiendo la psicología del animal, su lenguaje corporal y su comportamiento. Y es así como se consiguen los mejores resultados. Es tan sencillo como entender al caballo, pero para eso hay que saber», explica mientras Zafra interrumpe la entrevista porque quiere trotar. Eso sí, sin filete.

«Es como si tuviera un botón en el estribo», afirma Iria Piñeiro tras la fructífera sesión

La presencia Ochoteco en Santiago obedece a que este entrenador, conocido en todo el mundo en parte por los vídeos de National Geographic en los que explica su técnica, impartió ayer uno de los cursos del programa Campus Stellae de la USC, que dio continuidad a sesiones anteriores.

A sus clases asistió Iria Piñeiro, la dueña de Zafra, que tras la sesión de trabajo con Ochoteco está tan feliz como su yegua. En la sesión de ayer, el domador le dio un sinfín de consejos mientras la montaba: «Llévala lo más suelta posible», «dale premios solo cuando lo hace bien», «frénala solo con la fuerza que necesitas» y «manéjala con el peso de tu cuerpo». «Es como si tuviera un botón en el estribo», afirmó Piñeiro tras poner en práctica tanto consejo.

La dueña de Zafra, que se dedica a la doma clásica y que cree que la «la comunicación corporal con el caballo es fundamental», tenía problemas para disfrutar con su yegua. Ya no.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«Al caballo debes adaptarte tú, no él»